En la década de los 60, los mamíferos más antiguos que han surcado los océanos durante 50 millones de años estaban al borde de la extinción, debido al desarrollo de una voraz industria ballenera.

Ballena Azul

Ballena Azul

El descubrimiento en 1967 de los cantos de ballenas jorobadas por los biólogos Roger Payne y Scott McVay provocó un cambio radical en la percepción pública. Consideradas durante mucho tiempo como “gigantescos y misteriosos monstruos”, como lo expresó el autor Herman Melville, las ballenas barbadas de repente parecían gentiles, inteligentes y conmovedoras.

Payne y McVay revelaron que las ballenas jorobadas macho producen vocalizaciones complejas con repetidos “temas” que pueden durar hasta 30 minutos, lo que Payne describió como un “río de sonido exuberante e ininterrumpido”. Con los balleneros comerciales que siguen matando a decenas de miles de ballenas por año, para todo, desde margarina hasta comida para gatos, Payne se dio cuenta de que el mundo necesitaba escuchar lo que había descubierto.

Sus cantos evitaron su extinción

En 1969 se publicó “Whales and Nightingales” que fue álbum de oro de 1970. Capitol Records también lanzó las canciones ese año en un LP, “Songs of the Humpback Whale“, que sigue siendo el álbum de naturaleza más vendido de todos los tiempos. Millones de personas quedaron cautivadas, y las canciones ayudaron a inspirar la ahora icónica campaña de “salvar las ballenas” de Greenpeace.

La Comisión Ballenera Internacional prohibió la caza comercial de ballenas jorobadas en 1966, seguida de todas las ballenas barbadas, algunas de las cuales también cantan, y de los cachalotes en 1986, una moratoria que aún se mantiene vigente.

Salto de la ballena jorobada

Salto de la ballena jorobada

Pero aunque eso ayudó a varias especies a esquivar la extinción, no pudo deshacer siglos de masacre. La población mundial de ballena joroba ha crecido de 5.000 en 1966 a 60.000 en la actualidad, pero lejos del los 1.5 millones de ejemplares que se calcula que existían en el siglo XIX.

Otras muchas especies de cetáceos no han tenido las misma suerte, incluyendo la ballena franca del Atlántico Norte y la ballena gris del Pacífico Occidental.

Pese a que en 1986 se prohibió su captura comercial en todos los países miembros de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), algunos de ellos, como Japón, Islandia o Noruega siguen cazándolas, argumentando fines científicos y culturales.

Cola de ballena

Cola de ballena

Si además se suma los impactos del cambio climático, la contaminación de las aguas y por plásticos, la sobreexplotación pesquera, el tráfico marítimo y el uso de los radares y sonares, esto podría poner en peligro gran parte del progreso de las ballenas desde los años 60.

Entonces, para recordar las canciones que nos hicieron enamorarnos de las ballenas hace casi 50 años, os muestro algunos ejemplos asombrosos de canciones de ballenas de todo el mundo:

Aquí hay algunas ejemplo de cantos de ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) registradas en la Península Antártica Occidental:

Y aquí hay una grabación más larga de ballenas jorobadas en el Banco de Plata de República Dominicana, una meseta de piedra caliza sumergida donde miles de ballenas se congregan cada invierno:

Las estrellas del jazz del océano Ártico

Mientras que las ballenas jorobadas reciben más atención, las ballenas de Groenlandia o ballena boreal (Balaena mysticetus) producen un amplio repertorio y tono cambiante que hace de esta melodía algo único en el reino animal.

A continuación se muestra un breve ejemplo de una canción de ballena de Groenlandia:

Aquí hay una canción de una de las ballenas de Spitsbergen:

Esta es una grabación más larga de la ballena de Groenlandia:

La ballena azul

La ballena azul (Balaenoptera musculus), también conocida como rorcual azul,  son los animales más grandes que se conocen en la historia de la Tierra, los ejemplares adultos alcanzan los 30 metros de largo y pesan alrededor de 160 toneladas. 

Su lengua pesa tanto como un elefante, y su corazón es del tamaño de un coche, y lo ayuda a bombear 10 toneladas de sangre a través del cuerpo, y su aorta sola es lo suficientemente grande como para que un humano pueda gatear.

Las poblaciones actuales son de alrededor de 5,000 a 10,000 en el Hemisferio Sur y de 3,000 a 4,000 en el Hemisferio Norte.

La variedad global de océano abierto de las ballenas azules también las hace difíciles de estudiar, pero los científicos aún encuentran formas de espiar sus misteriosas canciones. Los investigadores han notado que las canciones de la ballena azul se están volviendo más barítono en las últimas décadas, cayendo en media octava desde la década de 1960.

Aquí hay un ejemplo de una canción de ballena azul, capturada por un hidrófono de baja frecuencia en la cuenca de Cascadia, en el noroeste de América del Norte. Dado que las ballenas azules cantan a frecuencias tan bajas, por debajo del rango de audición humana, el audio se ha acelerado por un factor de 10 para que sea audible:

En 1989, un equipo de biólogos de la Institución Oceanográfica Woods Hole detectó por primera vez un sonido extraño que emanaba del Océano Pacífico Norte.Tenía la cadencia repetitiva y otras características de una llamada de ballena barbada, pero tenía una frecuencia mucho más alta, 52 hertz, que el rango normal de 15 a 25 hercios utilizado por las ballenas azules y de aleta azul de la región.No sonaba como ninguna especie conocida.

Los investigadores han estado escuchando las llamadas desde entonces, siguiéndolas mientras la misteriosa ballena viaja de ida y vuelta entre las Islas Aleutianas de Alaska y las aguas frente a la costa de California.La canción se ha profundizado ligeramente a lo largo de los años, posiblemente como resultado de la maduración de las ballenas, pero su frecuencia sigue siendo demasiado alta para atraer la respuesta de otras ballenas.Esto ha llevado a una fascinación popular con la ballena de 52 hertz, también conocida como “52 Blue” y como “la ballena más solitaria del mundo“.

Se han lanzado varias teorías para explicar la extraña canción de 52 Blue, incluida la posibilidad de que la ballena sea sorda. Cualquiera que sea la causa, sin embargo, no ha impedido la alimentación de 52 Blue, ya que la ballena ha vivido durante al menos dos décadas.

Pero aparentemente ha impedido la interacción social o el apareamiento, llevando a muchas personas a ver a la ballena de 52 hertz como símbolo de soledad y exclusión social. La ballena ha inspirado álbumes, libros para niños, cuentas de Twitter y tatuajes, y es el tema de una próxima película documental titulada “52: La búsqueda de la ballena más solitaria del mundo“.

Aquí hay una grabación de la ballena de 52 hertzios, que se ha acelerado para los oídos humanos:

El Canto de la Ballena

Como colofón a este artículo sobre el canto de la ballena os muestro una canción está compuesta por el guitarrista y vocal del grupo Chambao Tony Cantero. Todo un canto a la belleza de este animal en peligro de extinción, para que en un futuro puedan navegar libres por nuestros océanos, sin el peligro constante de su matanza para usos comerciales.

Fuente: 7 haunting songs sung by whales