¿Sabes lo que estás poniendo en tu cuerpo cuando te lavas el pelo, hidratas tu piel, o maquillas tu rostro? En general, sabemos muy poco sobre lo que hay exactamente en los cosméticos, que pueden ser beneficiosos o dañinos según su lista de ingredientes.

Algunos ingredientes tóxicos (como el amianto) se agregan inadvertidamente durante el proceso de fabricación, mientras que muchos de los mayores fabricantes de productos cosméticos añaden otros a propósito para ayudar con la absorción, el brillo, la conservación o la sensación del producto.

La cosmética natural no utiliza determinados ingredientes tóxicos para la salud.

Los estudios sugieren que las sustancias químicas de los productos que nos ponemos en la piel pueden aparecer más tarde en la orina. Ciertos compuestos, especialmente cuando se acumulan en el cuerpo, pueden aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer o afectar su capacidad reproductiva.

Pero es casi imposible para los consumidores determinar lo que hay en los cosméticos, incluso leyendo la lista de ingredientes, ya que muchos compuestos pueden considerarse secretos comerciales y esconderse en los ingredientes «parfum» o «fragancias» de una lista.

No se trata de odiar los productos químicos, sino identificar los perjudiciales y eliminarlos de nuestra vida (o reducirlos lo máximo posible).

¿Te has parado a pensar cuántos productos cosméticos utilizas a diario que contengan estas sustancias nocivas?

Ftalatos

Los ftalatos son un grupo de sustancias químicas que pueden ser perjudiciales para el sistema endocrino, el responsable de la producción de hormonas. Tienen la capacidad de imitar a las hormonas, y esta interferencia puede producir daños en el desarrollo, reproductivos y neurológicos. Otros estudios muestran una relación entre los ftalatos y el parto prematuro y la endometriosis en las mujeres.

Los ftalatos ayudan a plastificar los productos, haciéndolos más flexibles o más capaces de retener el color y el aroma. El problema es que estos productos químicos se pueden agrupar y clasificar como «fragancia». Las empresas afirman que sus fórmulas de fragancias son «secretos comerciales» y, por lo tanto, no tienen que especificar en la etiqueta qué ingredientes están incluidos.

Parabenos

Son los más famosos, pues estos conservantes están presentes en la mayoría de las marcas más famosas de cosmética. El problema es que los parabenos pueden imitar al estrógeno, e interfieren en la reproducción, el sistema nervioso y el sistema inmunológico.

Muchos fabricantes han cambiado a formulaciones «libres de parabenos», pero eso no significa que sean mejores. Otros conservantes como el methylchloroisothiazolinone y sus compuestos hermanos son alérgenos sensibilizantes conocidos que pueden causar lesiones y un sarpullido rojo escamoso en algunas personas.

Triclosan

El triclosán es otro ingrediente destinado a prevenir el crecimiento de bacterias. Los investigadores todavía están aprendiendo sobre el triclosán, pero hay evidencias que sugieren que puede afectar nuestra hormona tiroidea, la cual regula el metabolismo; además de que el triclosán podría hacer que las bacterias sean más resistentes a los antibióticos, pero aún se necesita más investigación.

PEGs

Los compuestos de PEG (polietilenglicol) están derivados del petróleo, y se utilizan para hacer que los cosméticos se absorban más rápidamente en la piel. Estas sustancias químicas sintéticas están frecuentemente contaminadas con 1,4-dioxano, que es un potencial carcinógeno humano que penetra fácilmente en la piel.

Sulfatos

Los sulfatos son un tipo de surfactante (limpiador, detergente) fuerte, muy comunes en el champú. Los sulfatos son duros y pueden hacer que el cuero cabelludo se seque.

En especial el SLS (Sodium lauryl sulfate) causa o contribuye a la irritación de la piel, causa aftas dolorosas, alteraciones del equilibrio natural de la grasa de la piel y daño ocular. También se cree que es un contribuyente importante para el acné (especialmente el acné quístico) alrededor de la boca y el mentón.

Los ingredientes naturales que usan las formulaciones cosméticas son los tratamientos más eficaces.

Akento, una marca que evita estos ingredientes

Por suerte, cada vez hay más marcas que miman su formulación y evitan incluir todos estos ingredientes perjudiciales. Una de ellas es Akento Cosmetics, una empresa que apuesta por los ingredientes naturales, de calidad y con una mínima cantidad de conservantes.

En esta web hacen una amplia descripción de la composición de su producto antiestrías, y de ella se puede destacar su preocupación por el efecto combinado, que es el problema de la acumulación de estas sustancias perjudiciales a lo largo de los años.

Al tener una ínfima cantidad, no representan ningún problema a nivel individual y usado una vez, y por eso se comercializan sin ninguna restricción. Pero hay que tener en cuenta la acumulación de estas ínfimas cantidades derivadas del uso del limpiador, champú, jabón, crema, sérum, contorno, maquillaje, protector solar, etc., ¡cosméticos que utilizamos a diario!

Como decíamos, Akento apuesta por evitar este efecto combinado eliminando los ingredientes perjudiciales y limitando los conservantes. Una buena noticia para todos aquellos que queremos seguir cuidándonos sin riesgos.