El 4 de febrero, es el Día Mundial contra el Cáncer, según la Organización Mundial de la Salud entre el 40 y el 70% de los casos podrían evitarse si mejoráramos nuestra alimentación, abandonásemos el hábito de fumar y llevásemos un estilo de vida más activo.

Día Mundial contra el Cáncer: Alimentos que deberíamos evitar

El cáncer es reconocido en todo el mundo como uno de los mayores problemas de salud que afecta a millones de personas cada año. Según Organización Mundial de la Salud, el cáncer es la segunda causa de muerte en el mundo en 2015 ocasionando 8,8 millones de defunciones. Casi una de cada seis muertes en el mundo es provocada por esta enfermedad.

El cáncer es una enfermedad sistémica con varias causas, algunas de las cuales incluyen una dieta deficiente, exposición a toxinas, deficiencias nutricionales y, en cierta medida, genética

La clave es consumir muchos alimentos ricos en antioxidantes y fitonutrientes antiinflamatorios naturales. Esto significa evitar los alimentos envasados ​​y procesados ​​y centrarse únicamente en aquellos que no contienen antibióticos, productos químicos o toxinas. Comprar alimentos orgánicos, sin aditivos para que reducir en gran medida la carga tóxica.

Los datos publicados en el European Journal of Cancer mostraron que una mayor ingesta de vitamina C, carotenoides, retinol, α-tocoferol y fibra, disminuye el riesgo general de padecer cáncer.

La inflamación es el problema subyacente que dicta la iniciación, progresión y crecimiento del tumor canceroso. Los estudios sugieren que del 30 al 40 por ciento de todos los tipos de cáncer se pueden prevenir con un estilo de vida saludable y medidas dietéticas. Y otras fuentes afirman que este número es de hecho mucho mayor, alrededor de un 75 por ciento.

¿Qué hace que algunos alimentos sean cancerígenos?

Los alimentos que potencialmente contribuyen al cáncer pueden incluir cualquier cantidad de químicos, pesticidas, conservantes y aditivos.

  • Pesticidas y herbicidas: las prácticas agrícolas industriales han cargado nuestros productos, aire, agua, suelo y animales en el fondo de la cadena alimentaria con productos químicos nocivos. La mejor manera de evitar el consumo de pesticidas es comprar alimentos orgánicos e idealmente cultivados localmente.
  • Productos animales con hormonas y antibióticos : la carne y los productos lácteos convencionales a menudo se producen con antibióticos y hormonas que ayudan a aumentar la producción, pero también pueden causar efectos como la interrupción de estrógenos una vez que se consumen. No se deje engañar por las etiquetas “naturales” o “de rango libre”, que no siempre dicen mucho sobre cómo se produce la comida. Compre productos de animales criados localmente y alimentados con pasto que estén etiquetados como libres de hormonas y antibióticos.
  • Azúcar añadido y edulcorantes artificiales : recientemente, los estudios han relacionado las dietas altas en azúcar con un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer. Los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina y la sucralosa pueden generar radicales libres dañinos en el cuerpo. El jarabe de maíz alto en fructosa , aunque los fabricantes se refieren a él como un edulcorante “natural”, es altamente procesado, artificial y capaz de contribuir a la obesidad y el crecimiento de levadura, entre otros efectos negativos para la salud.
  • Aditivos alimentarios : Los nitratos, sulfitos y colorantes alimentarios se han relacionado con el daño de los radicales libres en el cuerpo. La mejor manera de evitar esto es mantenerse alejado de productos que contienen ingredientes desconocidos e impronunciables.

Alimentos que deberíamos evitar

1. Carnes procesadas

 

Si bien las carnes de calidad, el pescado y los productos lácteos se pueden incluir en una dieta contra el cáncer, las carnes procesadas definitivamente son algo que se debe evitar.

Las carnes procesadas son aquellas que han sido tratadas, alteradas o conservadas para mejorar el sabor y prolongar la frescura. Pueden contener aditivos como nitratos y tienden a ser muy altos en sodio. 

2. Alimentos fritos, quemados y excesivamente cocinados

Algunos alimentos ricos en almidón como el pan, las galletas saladas, las tortas y las patatas fritas, cuando se cocinan durante largos períodos a altas temperaturas, generan una sustancia llamada acrilamida.

La acrilamida es una toxina química cancerígena producida naturalmente por una reacción entre aminoácidos, azúcares y agua que se forma en productos durante los procesos de cocción a temperaturas superiores a 120ºC. 

Los estudios prueban que cuanto más oscura sea la fritura o el pan, mayor será el nivel de la citada toxina. Por lo tanto se aconseja que las frituras o el pan no dejarlo muy tostado.

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés) ha publicado en su página web un nuevo informe sobre los riesgos causados por los altos niveles de una sustancia química que podría provocar cáncer.

3. Azúcares añadidos

El azúcar puede hacer más que aumentar su ingesta de calorías y contribuir a la obesidad y la diabetes. El alto consumo de azúcares añadidos también se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer. Existe evidencia de que los azúcares, como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, pueden aumentar el riesgo de cáncer de esófago, cáncer de intestino delgado, cáncer de colon y cáncer de mama. 

4. Aditivos alimentarios

Un estudio de 2016 publicado en Cancer Research descubrió un vínculo entre los aditivos alimentarios comunes y el cáncer de colon . 

Los investigadores señalan que los moléculas de los aditivos actuan parecidas a los detergentes alterando la salud de la flora intestinal y también eliminaron el funcionamiento saludable de las células epiteliales intestinales en el intestino de una manera que promueve los tumores del colon.

5. Productos de arroz

El agua potable contaminada con arsénico puede aumentar el riesgo de cáncer de pulmón, piel y vejiga de una persona. Es por eso que hay límites claros establecidos para la cantidad de arsénico permitido en el agua.  Pero, ¿qué pasa con el arsénico presente en el suministro de alimentos? 

No todos los tipos de arroz son iguales. Naturalmente los suelos contienen este elemento, “el problema surge cuando el porcentaje sube”. Esto puede suceder por causas naturales, como pasa en la India con las crecidas del río Ganges, o por el uso de fertilizantes y pesticidas.

En un estudio publicado por el químico británico Andrew Meharg y el investigador español Ángel Carbonell, se señala que el arroz español tiene una media de 180 microgramos por kilogramo de arsénico inorgánico, frente a los 253 que presenta el de EE.UU, o 286 del de Reino Unido.