Mantener una boca y unos dientes limpios y sanos a diario es uno de los retos con el que nos enfrentamos cada día. En multitud de ocasiones resulta difícil de conseguir, ya sea por el estilo de vida, por costumbre o por la poca cantidad de tiempo que se le dedica a esta zona tan primordial para la higiene.

¿Bacterias en la boca?

En cualquier caso hay que revelar que en nuestra boca conviven alrededor de 1.100 taxones diferentes (tipos  de organismos), dependiendo del equilibrio de ese microbioma (similar a la microbiota intestinal) tendremos una mejor salud oral.

La boca tiene que reunir varios factores para que esté sana.

También se sabe que las parejas suelen tener un microbioma parecido, incluso dependiendo de nuestro lugar de nacimiento, de nuestro tipo de alimentación y de nuestros genes tendremos una mayor proliferación de un tipo de bacterias o de otro.

Hay distintos estudios científicos que apuntan a que la aparición de algunos tipos de bacterias en nuestra boca, revelan la probabilidad de sufrir algún tipo de cáncer gastrointestinal. De ahí la importancia de una correcta alimentación, y de que nuestra limpieza dental diaria sea verdaderamente efectiva. Esto incluye el raspado o cepillado de la lengua, que en Occidente se pasa por alto, aunque en la medicina ayurvédica se considera un paso fundamental para una perfecta higiene corporal.

Se debe limpiar como mínimo dos veces al día la cavidad bucal, la lengua y los dientes.

Visión Oriente vs. Occidente

Se trata de nuestra puerta de comunicación con el mundo exterior, y un lugar donde se acumulan una gran cantidad de bacterias. En el Ayurveda se conoce como «Ama», el lugar donde se almacenan los residuos tóxicos de la mente y del cuerpo. Aquí se pueden observar los desequilibrios que tiene el organismo. Las cualidades pesadas y opacas del dosha kapha se reflejan en esa lengua.

Además, eliminando esta sobrecapa se van a saborear y apreciar aún más los alimentos de los que nos nutrimos. Los receptores de la lengua, que nuestra mente interpreta, apreciarán con más claridad cada ingrediente, cada sabor.

En la Medicina Tradicional China se revisa en cada consulta para saber qué salud tiene el paciente. Refleja el resultado de una alimentación inadecuada, una mala digestión o el desequilibrio en algún lugar del sistema gastrointestinal.

Es posible blanquear los dientes de forma natural.

Es igual de primordial limpiarse la lengua, que los dientes, o que la cavidad bucal. Por ello, es recomendable elegir una pasta dentífrica con ingredientes naturales efectivos, que combatan el mal aliento y la actividad de las bacterias dañinas.  En la India, África, Arabia Saudí se usa la planta Salvadora persica como cepillo de dientes y por las sustancias que contiene, entre ellos, flúor natural y bassanita, que ayuda a prevenir muchas enfermedades bucodentales.

Los enjuagues bucales tampoco son muy utilizados, pero gracias a ellos es posible que la boca permanezca limpia mucho más tiempo. Es una de las más efectivas armas para tener una higiene bucal sin contratiempos.

Plantas: nuestras grandes aliadas

La marca estadounidense Jasön tiene una gran variedad de enjuagues bucales y dentífricos para cada problema o acción. Fundada en 1959, no ha parado desde entonces, para ofrecer productos con ingredientes naturales y orgánicos. Su compromiso con el medio ambiente le ha valido una gran reputación en su país y en el extranjero.

La gama que más me gusta es Powersmile, la preferida de quienes quieren conseguir unos dientes más limpios y blancos, ahora y en el futuro. Su poder refrescante es indudable, gracias al aceite esencial de menta. La infusión de semillas de pomelo y de extractos de semillas de perilla ayudan a reducir la acumulación de sarro, mientras que el gel de aloe vera alivia la irritación de las encías.

Imagen del enjuague bucal «Powersmile» de la marca Jasön.

Un enjuague que procura aliviar la inflamación con el extracto de Papaya, y el agua de Hamamelis Virginiana, que a su vez es un excelente cicatrizante. Se complementa con las propiedades antibacterianas y antivirales de la Echinacea Angustifolia. Y no se puede obviar los beneficios de la planta Hydrastis Canadensis, en el tratamiento de la inflamación y de bacterias y virus patógenos. Además, se acompaña de vitamina C (ascorbato de calcio).

El envase cunde mucho, ya que solo es necesaria una pequeña cantidad para realizar un buen enjuague bucal. Para las personas más sensibles, es conveniente diluirlo un poco en agua, ya que tiene un sabor potente. Con dos veces diarias después de cepillarse con la pasta dentífrica blanqueante Powersmile, es más que suficiente para tener buen aliento, y unos dientes realmente limpios.

¡Ahora sabrás lo que hace el poder de la naturaleza por tu boca!