Mañana, 3 de julio, se celebra el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico 2019, una jornada en la que se pide de forma fehaciente la desaparición de las bolsas de plástico de un solo uso. El planeta ha sido testigo de su expansión por todos los rincones, ya no hay ningún solo lugar en el que no haya aparecido una bolsa de plástico.

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico 2019

Las tortugas son uno de los animales más perjudicados con su aparición en los mares.

Un ejército invisible

No podemos dejar que nos arruinen la vida a todos los seres vivos, incluido el hombre, ese ser que las puso en funcionamiento y nunca supo el daño que a la larga terminaría haciendo a su propio ecosistema. Por desgracia, nos han invadido (esos entes que creó tienen ya casi vida propia, son capaces de hacer enfermar y matar), y ahora ya se trata casi de una lucha titánica contra un ejercito prácticamente invisible que se ha apoderado de todos los espacios: cielo, tierra y agua.

Porque las bolsas de plástico se han desintegrado y han pasado a formar parte de nuestro agua, de nuestra tierra, de nuestros alimentos…de nuestros cuerpos. Sí, ya aparecen en los análisis realizados a múltiples individuos de distintos lugares y países, los plásticos han sido detectados mediante investigaciones pormenorizadas en las heces y en la orina, incluso de bebés y de niños.

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico 2019

Dentro de poco tiempo habrá más basura plástica en nuestros mares que peces.

Lo que todavía no sabemos son las repercusiones de comer microplásticos, pero según distintos estudios científicos uno de los primeros síntomas sería inflamación, ya que el cuerpo humano lo tomaría como un cuerpo extraño y su reacción sería esa. No se sabe todavía las distintas consecuencias, porque es muy complicado determinarlo con exactitud, pero se sabe que actúan como disruptores endocrinos, unas alteraciones hormonales que pueden influir en el desarrollo de algunos cánceres en concentraciones ínfimas.

En el cuerpo humano actúan por diferentes vías de penetración: inhalados, absorbidos por la piel, dentro de los alimentos…En definitiva, un cóctel de sinergias, que unido puede provocar daños que alteren las células y las estructuras celulares.

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico 2019

Los plásticos no desaparecen, simplemente se degradan y pasan a formar parte del agua.

El mar Mediterráneo otro foco de contaminación plástica

El polietileno, el polipropileno y el poliestireno son los microplásticos más abundantes en las aguas costeras del Mediterráneo, según advierte uno de los últimos estudios publicados, en el que colabora la Universidad de Barcelona. Las zonas más densamente pobladas de la costa catalana como Tordera o Besòs alcanzan  los 500.000 mp/km2 y los 110.000 mp/km2, respectivamente. Aunque en la zona de Cartagena en Murcia, por la misma cuestión, también se han registrado cantidades elevadas: 140.000 mp/km2.

Es primordial que se ponga en marcha diferentes campañas de información y prevención para que esto no siga ocurriendo, además de que el reciclaje de todos los plásticos sea una realidad. Es fundamental que los gobiernos y ayuntamientos se impliquen de una vez por todas, en la recogida selectiva de plásticos y darles otra vida u otros usos en el caso de que sea imposible su reciclaje.

Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico 2019

Muchos animales marinos las confunden con medusas, sepias o pulpos, y las ingieren.

Tú formas parte del cambio

Este verano el primero que debes tomar conciencia de tus actos eres tú: olvídate de pedir bolsas de plástico cuando vayas a comprar (opta por no consumir alimentos con plásticos de un solo uso) y, por supuesto, si vas a llevar alguna a la playa mantenla resguardada del aire, muchas bolsas de plástico terminan volando con el viento y finalmente aterrizan en el mar. Los animales marinos, como las tortugas o los delfines son los principales dañados con estas acciones, terminan ahogados o asfixiados por las bolsas de plástico.

Aunque pueden acabar siendo el arma de tortura de muchas especies (muchos individuos son incapaces de librarse de ellas), las bolsas de plástico se disuelven en los océanos formando una «sopa plástica» que los seres vivos terminan asimilando como comida. ¡Di no a las bolsas de plástico para siempre, opta por otros materiales biodegrables; y si eliges tener una, úsala con cabeza!