La pizza es uno de los platos más populares y versátiles en todo el mundo. Mañana, se celebra el Día Mundial de la Pizza 2024, una jornada para comenzar a degustar entre sus diferentes opciones, que lejos han quedado de ser un plato denostado por los nutricionistas, para convertirse en la nueva alternativa healthy, que puede incluirse en cualquier menú sin remordimientos. 

Desde sus orígenes en Italia hasta su expansión global, la pizza ha experimentado una variedad de transformaciones, incluyendo diferentes tipos de masa y opciones más saludables para adaptarse a las preferencias y necesidades dietéticas de las personas.

Si todavía piensas, que todas son iguales, estás muy confundido. En la actualidad, puedes elegir entre una gran variedad de masas para todos los gustos. Ahora, la diversidad además de estar en lo que colocas encima, está en los distintos ingredientes empleados para elaborar una masa de pizza casera deliciosa. ¡Atrévete a cocinar una nueva receta de pizza!

Recién sacada del horno, la pizza se disfruta con todos los sentidos. Fotografía de Engin Akyurt en Pexels.

Tipos de masa para pizza

  1. Masa tradicional de harina de trigo: Esta es la masa clásica utilizada en la mayoría de las pizzerías. Se prepara con harina de trigo, levadura, agua, sal y, a veces, un poco de aceite de oliva. Esta masa es elástica y se estira fácilmente para formar la base de la pizza.
  2. Masa de harina integral: Para aquellos que buscan una opción más saludable, la masa de harina integral es una excelente alternativa. Se elabora con harina de trigo integral, que contiene más fibra y nutrientes que la harina blanca refinada. Esta masa suele ser un poco más densa y tiene un sabor ligeramente más terroso que la masa tradicional.
  3. Masa de coliflor o brócoli: En los últimos años, las masas de vegetales han ganado popularidad entre aquellos que siguen una dieta baja en carbohidratos o que desean aumentar su ingesta de verduras. Estas masas se preparan triturando coliflor o brócoli y luego mezclándolos con huevo y queso rallado. El resultado es una base de pizza más ligera y con menos carbohidratos.
  4. Masa sin gluten: Para las personas con intolerancia al gluten o celiaquía, existen opciones de masa sin gluten disponibles en el mercado. Estas masas se elaboran con harinas alternativas como la harina de arroz, la harina de trigo sarraceno, la harina de almendras o la harina de garbanzos. Aunque tienden a ser más frágiles que las masas tradicionales, ofrecen una alternativa segura y sabrosa para disfrutar de la pizza.

Opciones de pizza más saludables

  1. Pizza vegetariana: Optar por una pizza cargada de verduras frescas como espinacas, champiñones, pimientos, cebollas y tomates puede aumentar el contenido de fibra y nutrientes de tu comida. Además, puedes agregar un poco de proteína vegetal como tofu o tempeh para hacerla aún más satisfactoria.
  2. Pizza con ingredientes magros: En lugar de los clásicos pepperoni o salchichas, elige proteínas magras como pollo a la parrilla, camarones, pavo o jamón magro. Estas opciones aportan menos grasa saturada y calorías, manteniendo tu pizza más ligera y saludable.
  3. Pizza con queso bajo en grasa: El queso es una parte esencial de la pizza, pero puede agregar muchas calorías y grasas saturadas. Opta por variedades de queso bajo en grasa o utiliza menos cantidad de queso en tu pizza para reducir su contenido calórico y graso.
  4. Pizza con base de vegetales: Como alternativa a la masa tradicional, considera utilizar una base de pizza de vegetales como coliflor o calabacín. Estas opciones son bajas en carbohidratos y calorías, lo que las convierte en una excelente alternativa para aquellos que desean reducir su consumo de carbohidratos o calorías.
  5. Pizza casera: Preparar tu propia pizza en casa te permite controlar los ingredientes que incorporas y las porciones, lo que puede hacer que sea una opción más beneficiosa para tu salud, que pedirla para llevar. Además, puedes experimentar con ingredientes menos tradicionales  y personalizar tu pizza según tus preferencias.

La pizza puede ser una opción fantástica y provechosa para tu organismo cuando se eligen los ingredientes adecuados y se prepara de manera consciente. Un cambio en tu alimentación puede repercutir de forma considerable en tu vida diaria, por eso anímate a variar y te sorprenderás de lo rica que está la pizza preparada por ti mismo. 

Puedes seleccionar esas verduras de tu huerta cultivadas sin pesticidas que contienen todo su sabor y nutrientes, para que todo quede en casa, y tu familia al completo tenga el enorme placer de prepararla con sus propias manos. Experimenta con diferentes tipos de masa y opciones de ingredientes para encontrar la combinación perfecta que satisfaga tus papilas gustativas y tus objetivos de salud. ¡Disfruta de comer pizza cuándo quieras!