El cuidado del cuerpo va más allá de la mera higiene. Para muchos, es un ritual que involucra productos diseñados para proporcionar no solo beneficios físicos, sino también emocionales y mentales. Los aceites corporales relajantes se han convertido en una elección muy solicitada para aquellos que buscan incorporar la relajación en su rutina diaria. 

Si eres de esas personas que cuando termina la jornada laboral se encuentra agotado y necesita una dosis extra de relajación para poder descansar por la noche, la mejor opción es comenzar a probar las diferentes terapias con aceites, tanto para aplicarlos en el cuerpo, como para disponer de ellos en aromaterapia para difusión en el hogar, creando un espacio de bienestar.

Puedes comenzar experimentando con dos o tres aromas, para ver cuál es el que mejor te acompaña en tu proceso de relajación, y si ves que alguno no te gusta o no te acaba de funcionar, puedes cambiar. También es conveniente incorporarlos a tu crema hidratante corporal diaria para que vayan trabajando con tu psique.

Aromaterapia

La aromaterapia puede inducir a estados de relajación. Fotografía de Andrea Piacquadio en Pexels.

Los mejores aceites relajantes

1. Aceite de Lavanda: El aceite esencial de lavanda es conocido por sus propiedades relajantes y calmantes. Además de aliviar el estrés, la lavanda puede ayudar a mejorar la calidad del sueño. Aplicar aceite de lavanda después de una ducha o antes de acostarse puede contribuir a un estado de relajación profunda. El aceite de lavanda tiene propiedades analgésicas que pueden ayudar a aliviar dolores musculares y articulares. Masajear una mezcla diluida de aceite de lavanda en las áreas afectadas puede proporcionar alivio. La lavanda posee propiedades antibacterianas y antifúngicas que la hacen efectiva contra ciertas cepas de bacterias y hongos. Es útil en el cuidado de la piel y cuero cabelludo, así como en la prevención de infecciones.

2. Aceite de Manzanilla: La manzanilla es reconocida por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes. Un aceite corporal de manzanilla no solo puede ayudar a relajar los músculos, sino que también puede ser beneficioso para la piel sensible, proporcionando una hidratación suave y natural. El aceite de manzanilla es conocido por sus potentes propiedades antiinflamatorias y calmantes. Sus compuestos, como el bisabolol y la chamazulena, ayudan a reducir la inflamación y calmar la piel irritada. Esta característica lo convierte en un aliado efectivo para tratar afecciones cutáneas como la dermatitis y el eczema.

3. Aceite de Jazmín: El aceite de jazmín es apreciado por su aroma floral exquisito, que tiene propiedades relajantes y puede ayudar a reducir la ansiedad. Además, se ha sugerido que el jazmín puede mejorar el estado de ánimo, convirtiéndolo en una elección perfecta para un momento de autocuidado. Además, tiene propiedades hidratantes y calmantes para la piel. Es beneficioso para pieles secas o irritadas, proporcionando alivio y suavidad. También se ha utilizado en la reducción de cicatrices y estrías. El aceite de jazmín es un poderoso aliado antiestrés. Su aroma puede ayudar a aliviar la fatiga mental y proporcionar una sensación de optimismo.

4. Aceite de Rosa Mosqueta: Con propiedades regeneradoras para la piel, el aceite de rosa mosqueta no solo hidrata, sino que también  a reduce la apariencia de cicatrices y marcas. Este aceite es ideal para un masaje relajante que beneficie tanto el cuerpo como la mente. Las propiedades antiinflamatorias del aceite de rosa mosqueta lo hacen adecuado para calmar la piel irritada o inflamada. Puede ser útil en casos de quemaduras solares, dermatitis y otras condiciones cutáneas inflamatorias.

5. Aceite de Bergamota: La bergamota es conocida por su aroma cítrico y propiedades relajantes. Este aceite equilibra el estado de ánimo y reduce el estrés. Sin embargo, se debe tener precaución, ya que algunos aceites cítricos pueden ser fotosensibles, lo que significa que aumentan la sensibilidad de la piel a la luz solar. El aroma de bergamota se ha utilizado para ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Inhalado o difundido en el ambiente, puede estimular sentimientos de alegría y optimismo. También tiene propiedades antimicrobianas, lo que significa que puede ayudar a combatir ciertos tipos de bacterias y hongos. Esto lo convierte en un ingrediente útil en productos de cuidado personal y limpieza.

6. Aceite de Sándalo: El sándalo es apreciado por su aroma cálido y terroso, conocido por tener propiedades calmantes y relajantes. Además de ser un excelente hidratante para la piel, el aceite de sándalo puede ser utilizado en rituales de relajación y meditación. El sándalo ha sido reconocido por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, lo que lo convierte en un aliado valioso para el cuidado de la piel. Puede ayudar a calmar la irritación, reducir la inflamación y prevenir infecciones cutáneas. Diluir unas gotas de aceite de sándalo en un aceite portador y aplicarlo en la piel puede ser beneficioso para aliviar afecciones como eczema o piel seca.

7. Aceite de Ylang Ylang: Con un aroma dulce y floral, el aceite de ylang-ylang, extraído de las flores de la planta Cananga odorata, ha sido tradicionalmente reconocido por sus propiedades relajantes y antidepresivas. Su aroma ayuda a reducir la ansiedad y el estrés, promoviendo un estado mental más equilibrado. Este aceite esencial puede ser incorporado en masajes, baños relajantes o simplemente inhalarlo para disfrutar de sus beneficios calmantes.

8. Aceite de Caléndula: Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, el aceite de caléndula es ideal para aliviar la piel irritada. Puede ser beneficioso en casos de quemaduras solares, picaduras de insectos o cualquier condición que cause enrojecimiento y malestar. El aceite de caléndula es conocido por ser seguro y suave, por lo que se utiliza comúnmente para tratar la dermatitis del pañal en bebés. Su capacidad para aliviar la irritación y promover la curación lo convierte en una opción popular entre los padres preocupados por la salud de la piel de sus hijos.

Antes de incorporar un nuevo aceite corporal a tu rutina, es esencial realizar una prueba de parche para asegurarte de que no haya reacciones adversas. Además, consulta con un profesional de la salud o un dermatólogo si tienes preocupaciones específicas sobre tu piel o salud en general.

La elección de un aceite corporal relajante depende en gran medida de tus preferencias personales en cuanto a fragancias y de los beneficios adicionales que estés buscando para tu piel y bienestar emocional. Integrar estos aceites en tu rutina diaria puede ser una forma gratificante y efectiva de mejorar tu salud mental y física. ¡Disfruta del autocuidado diario!