Llegan las fiestas navideñas, y este año toda tu familia y amigos se reúnen en tu hogar, ¿y aún no tienes nada pensado? No te preocupes, fuera nervios. Intenta organizarte y planificarte con bastantes días de antelación, para que si surge algo inesperado puedas subsanarlo sin problema. Puedes inspirarte en estas ideas para que tu celebración sea más ecológica y sostenible, si cabe. No necesitarás mucho presupuesto, porque vas hasta ahorrar. ¿Te apuntas a organizar una mesa de Navidad respetuosa con el entorno natural?

Navidad

Un cena de Navidad es para celebrar nuestra unión como personas. Fotografía de Nicole Michalou en Pexels.

1. Centro de mesa natural:

En lugar de decoraciones artificiales, crea un centro de mesa con elementos naturales como ramas de pino, piñas, frutas de temporada y velas ecológicas. Estos elementos no solo son decorativos, sino también compostables. Una salida al campo siempre viene bien para darse un baño de bosque, pero también, para recoger algunos elementos naturales que los árboles nos ofrecen de forma gratuita. Eso sí, siempre con respeto, evitando degradar el espacio natural y teniendo cuidado con cada especie vegetal.

2. Iluminación eficiente:

Utiliza luces LED de bajo consumo para decorar tu mesa. También puedes optar por velas de cera de abejas o soja en lugar de velas tradicionales hechas con parafina, ya que son opciones más sostenibles y no emiten toxinas al quemarse. Esto es fundamental, si hay personas que sufran de alergias, asma o con enfermedades respiratorias. También es posible que fabriques tus propias velas perfumadas.

3. Decoración hecha a mano:

Invita a la familia a participar en la creación de decoraciones hechas a mano. Desde el árbol de Navidad a otro tipo de objetos decorativos con piñas, como puedes echar un vistazo aquí. También sería perfecto poder colocar una corona de Navidad  a la entrada o en la misma puerta de la casa.

4. Menú sostenible:

Planifica un menú que emplee ingredientes locales y de temporada. Compra alimentos a granel para reducir los envases y evita el desperdicio de alimentos planificando las porciones adecuadas. Ten en cuenta, las alergias e intolerancias de cada uno, así como sus gustos para confeccionar un menú. Seguramente, habrá algún comensal que sea vegano, vegetariano o que lleve una dieta especial. Lo mejor es preparar varios platos para no quedarte corto, o que cada uno se responsabilice de traer una comida distinta para que realmente ese día se comparta como un acto de gratitud, amor y respeto hacia los demás. ¡Eso es la cocina navideña!

5. Cubiertos, vasos, copas, platos, servilletas y manteles reutilizables:

En lugar de usar cubiertos, vasos, copas, platos, servilletas y manteles desechables, elige opciones reutilizables. Los tejidos naturales, como el lino o el algodón orgánico, son excelentes opciones. Además, en estos días tan especiales un buen mantel de tela es casi obligatorio. Puedes fabricar bajo platos y manteles individuales para cada persona que se siente a la mesa, con materiales como el cartón, el corcho, la madera…¡quedan preciosos si los decoras! En cuanto a los cubiertos, emplea los que suelas tener de acero inoxidable, pero si ves que te hacen falta algunos más cómpralos reutilizables. Y los vasos y copas, por supuesto, de cristal o de vidrio, aunque si hay pequeños en la casa, puedes adquirir algunos de fibras vegetales reutilizables. Si tienes una vajilla en buen estado genial, sino puedes adquirir platos sueltos que proceden de stocks finalizados de tiendas, a un precio muy económico. No importa que sean platos diferentes en la mesa. ¡Viva la variedad!

6. Etiquetas de mesa creativas:

En lugar de tarjetas de lugar de papel, utiliza elementos naturales como hojas o piedras pintadas. Además, esto puede ser una actividad divertida para involucrar a los niños. Los pequeños detalles siempre marcan la diferencia. Reutiliza papel o cartón para hacer tarjetas navideñas para cada comensal. Puedes decorarlas con sus nombres, y con un agradecimiento o frase para cada invitado. Emplea toda tu imaginación. ¡Es el momento de decirles cuánto les aprecias!

7. Regalos sostenibles:

Si planeas intercambiar regalos, considera opciones sostenibles como productos hechos a mano, regalos de experiencias o artículos reutilizables. También puedes hacer tú mismo los regalos o adquirir productos ecológicos con materiales naturales de algún artesano local. Los artículos de km 0 son una buena elección. Y a ser posible, evita que vayan envueltos en plástico. Cuanto menos envases mejor. ¡No querrás que las festividades navideñas se conviertan en días de máximo residuo por persona!

8. Reciclaje y compostaje:

Coloca cubos de reciclaje y compostaje claramente etiquetados para animar a tus invitados a desechar sus desechos de manera adecuada. Olvídate de depositar todo lo que sobre en cualquier bolsa para luego llevarla al primer contenedor que veas en la calle. Ya es hora de comenzar a educar mediante nuestros propios gestos. Todo lo que pueda servir para otra ocasión se guarda, el resto se clasifica para que pueda ser reciclado.

9. Invitaciones digitales o en mano:

En lugar de enviar invitaciones impresas, opta por invitaciones digitales para reducir el uso de papel, aunque si te encanta guardar todo tipo de materiales, como es mi caso, prueba a realizar unas preciosas invitaciones con ellos para darlas en mano, como se hacía antiguamente. ¡Los correos desaparecen, pero las invitaciones reales y materiales no, si realmente son bellas y transmiten algo a las personas!

Al adoptar estas prácticas, no solo crearás una mesa de Navidad bonita y acogedora, sino que ahorrarás dinero y contribuirás a no contaminar más nuestro planeta. ¡Felices fiestas sostenibles!