Dentro de pocos días se celebra el Día Mundial de la Cerveza 2020 (primer viernes de agosto). Los aficionados a esta bebida espirituosa están de suerte, porque además de ser una de las preferidas en todo el mundo, se sabe que tiene numerosas propiedades beneficiosas para la salud.

Refrescante y natural, se piensa que en el Neolítico nuestros antepasados ya fermentaban cereales y obtenían cerveza.

El continente europeo es el lugar donde más se consume cerveza, siendo la República Checa el mayor consumidor, y siguiéndole Austria y Alemania. Este último país es el que más litros de cerveza produce. 

Tipos y estilos de cervezas

Hay muchos tipos de cervezas, pero según su tipo de fermentación se pueden distinguir entre las de alta fermentación o Ale, y las de baja fermentación o Lager. Las de fermentación espontánea (sin levadura añadida), se denominan lámbicas.

Dentro de las Ale, hay que precisar que existen unos cuantos estilos diferentes:  las trapenses o de abadía, las India Pale Ale o IPA, las Stout, las Porter, mezcla de la Pale y la Brown Ale, o las Barley Wine. Se sirven a alta temperatura, oscilando entre 15 y 25 grados centígrados.

En cuanto a las Lager, podemos precisar algunas: las Dark, las Pale Lager, las Bock, o las Pilsner. Sirviéndose bien frías, con una temperatura que varía entre los 4 grados y los 9 grados centígrados.

Cada vez hay una mayor variedad de cervezas: ¡encuentra la que más se adapte a tus gustos!

Elaboradas en su mayoría con malta de cebada o de trigo, cada vez hay más que se realizan con otros cereales como el arroz, el mijo, el amaranto, el sorgo, el trigo sarraceno. La mayoría de ellas van dirigidas a personas con intolerancia al gluten o celiaquía.

Por supuesto, hay que resaltar la gran variedad de cervezas ecológicas, además de las artesanas, que se pueden adquirir en la actualidad. La mejor cerveza, según criterios nutricionales y de elaboración, es la ecológica y artesana, de doble fermentación. Con ella, se obtienen todas las propiedades de un producto ecológico, sin sustancias tóxicas, a las que se suman, los nutrientes de una fabricación artesana, y una fermentación potente.

Centrándonos en sus beneficios nutricionales y sus propiedades para el organismo, hay que subrayar que al ser una bebida alcohólica, y teniendo en cuenta que el alcohol es una sustancia que puede generar enfermedades si se consume en grandes cantidades, el equilibrio está en moderar su consumo.

Día Mundial de la Cerveza 2020: prioriza la buena calidad y la moderación en su consumo.

Propiedades y beneficios de la cerveza

  • Es una bebida probiótica, debido a los polifenoles que contiene (sustancias que aparecen en muchos alimentos vegetales). Por lo tanto, beneficiosa para la microbiota intestinal. De ella depende el sistema inmune de nuestro cuerpo. Las cervezas que más polifenoles contienen son las tipo Bock, después por las de abadía, y las Ale. En los últimos puestos figuran las Pilsner, las Lager y las sin alcohol; según un estudio malagueño publicado en la biblioteca digital de Scielo.
  • También está demostrado que los polifenoles son extremadamente eficaces en la dieta para evitar la aparición de cáncer, y como tratamiento, según diversos estudios científicos.
  • Protege el corazón. Gracias a su riqueza en antioxidantes, es capaz de hacer frente a enfermedades cardiovasculares.
  • Los antioxidantes que posee cumplen, además, su función antienvejecimiento.
  • Es una ayuda para dormir, gracias a la acción sedante del lúpulo.
  • Contiene una cantidad importante de minerales, como el magnesio que ayuda a equilibrar el sistema nervioso y es una eficaz ayuda para la depresión. A su vez el fósforo que contiene, preserva a la mineralización ósea, entre otras funciones; y el potasio, frena la hipertensión arterial y contribuye al buen funcionamiento celular. Con un 50, 40 y 20%, respectivamente, de la CDR (Cantidad Diaria Recomendada).
  • Siendo baja en sodio, se trata de una bebida diurética. Además, se sabe que puede ayudar a prevenir cálculos renales.
  • Rica en vitaminas del grupo B, aunque también contiene vitamina A, D y E.
  • Su alto en contenido en fibra, regula el colesterol y ayuda  a las personas que sufren de estreñimiento.