La cosmética en la actualidad une de forma magistral ingredientes tradicionales, que en muchos casos son alimentos, con la tecnología más avanzada para crear productos realmente completos y eficaces. Siguiendo la larga tradición francesa y el gusto por la miel como componente esencial de su cultura, numerosas marcas se han decantado por incluirla como activo principal en sus fórmulas.

Cosméticos para el cuerpo y el rostro que se basan en la miel para proporcionar bienestar y belleza.

Tesoros de la colmena: miel, jalea real y polen

Es el caso de la popular Abellie, que ha encumbrado su uso hasta alcanzar la gloria, porque ha basado toda su línea en el preciado componente, pero añadiendo ingredientes naturales y ecológicos que hacen ensalzar aún más la belleza.

Con texturas golosas y fundentes, algunos de sus productos para el rostro y el cuerpo han sido galardonadas en varias ocasiones por su efectividad.

Miel

La miel, desde la Antigüedad, siempre se ha usado para proporcionar los mejores cuidados a la piel, ya los egipcios o los griegos la utilizaban en sus tratamientos. Y es que los beneficios que procura la miel no han pasado por alto en la mayoría de las culturas.

Proporciona protección e hidratación, además de calma a las pieles más sensibles y frágiles. Sus propiedades antibacterianas bajan la inflamación. La miel contribuye a regenerar la epidermis y frenar el paso del tiempo, retrasando las arrugas. 

El sérum de Abellie es uno de sus productos estrella por la cantidad de principios activos que contiene.

El efecto buena cara aparece gracias a sus antioxidantes. Los minerales y las vitaminas hacen rebosar de energía y vitalidad la piel. No provoca engrasamiento, por lo que estos cosméticos se pueden usar para pieles grasas, mixtas o secas; incluso en verano o en invierno.

Los tratamientos de la firma ubicada en el valle del Loira, en Beau Rivage, conceden todos los deseos que les pedimos a los cosméticos, además de respetar el medio ambiente con su sello certificado Cosmébio. Además, a la miel, se le unen otros tesoros de la colmena que las abejas fabrican: la jalea real y el polen.

Jalea real

La jalea real es una leche que fabrican algunas abejas para alimentar a la reina. Ese cóctel de vitaminas único, tan rico, que puede vivir 40 veces más la reina, que el resto de las abejas. Su composición es muy rica en vitaminas del grupo B, y también vitaminas A, C, D y E, que son los elementos esenciales para el buen funcionamiento del organismo.

Además, se compone de minerales como el cobre, el fósforo y el hierro. Se sabe que estos últimos, también son conocidos por promover la producción de colágeno, una proteína con un doble efecto protector y regenerador sobre la piel.
Por último, tiene una concentración de aminoácidos y ácidos grasos: una riqueza que no tiene impacto en la epidermis. Si bien los aminoácidos son conocidos por su acción en la producción de colágeno, los ácidos grasos son populares por sus beneficios de equilibrio e hidratación.

Polen

El polen es cosechado por las abejas para alimentar a la colonia, el polen es un verdadero concentrado de proteínas. En las fórmulas cosméticas se emplea especialmente para las pieles maduras, actuando para reducir el envejecimiento. 

Los panales de miel contienen el preciado tesoro.

Rico en vitamina B, forma un escudo protector frente a los rayos UV, retrasa la aparición de manchas. Su riqueza en vitaminas como la C, la A, la D y la E, además de oligoelementos hacen que la piel encuentre un bienestar inmenso, contribuyendo a mantener su elasticidad natural y a su reparación. Sus ácidos grasos son un auténtico mimo para la piel.

Está indicado, en especial, para las pieles más sensibles, aportando vitalidad y suavidad, ayudando a satisfacer de forma completa las necesidades específicas de nuestra piel, gracias a su capacidad estimulante.

Alivia imperfecciones, hidrata reteniendo el agua en las células y nutre de forma profunda la piel.

Cosmetología ecológica

Los productos Abellie no están testados en animales, su filosofía del cuidado de la naturaleza acapara todos los aspectos en la producción. Basados en la cosmetología ecológica están desarrollados con una excelente calidad y testados dermatológicamente, en una búsqueda continua de mejorar cada formulación. De hecho, han colaborado varios años con el Centro Europeo de Investigación en Dermatología de la Facultad de Farmacia de Nantes

Los ingredientes naturales seleccionados que complementan los productos de la colmena son las algas marinas, la manteca de karité, el aloe vera, el agua floral de hamamelis, el agua floral de camomila, el agua floral de arándano, el aceite de onagra, el aceite de borraja, y el aceite de jojoba.