Los guisantes ( Pisum sativum) son una de las mejores verduras mediterráneas para consumir en la primavera, ya que comienza su temporada según se inicia la estación. Estas leguminosas proporcionan una gran cantidad de proteínas e hidratos de carbono. Se puede considerar un plato completo, conteniendo todos los nutrientes necesarios, si en el menú los combinamos con cereales; aportarán todos los aminoácidos esenciales sin necesidad de proteína animal. Son ricos en minerales como el magnesio, el selenio, el calcio, el potasio, el sodio, el hierro, el zinc y el fósforo; y en vitaminas como las del grupo B, vitamina C y K.

La primavera es la época perfecta para consumir los guisantes.

 

 

Leguminosas: unas plantas llenas de superpoderes

Se trata de una planta que fija el nitrógeno en el suelo, es el macronutriente más esencial que la tierra necesita. Debido a unas bacterias beneficiosas llamadas rhizobium que se encuentran en ellas. Actúa como un biofertilizante, sustituyen do al nitrógeno químico. Las leguminosas son esenciales para realizar una rotación de cultivos correcta, con vistas a que todo se desarrolle de manera adecuada.

¿Qué les proporciona a las plantas?

  • Acelera y potencia su crecimiento por la producción de fitohormonas.
  • Regenera el terreno de manera ecológica y de forma gradual.
  • Fertiliza los cultivos y aumenta su producción.
  • Facilita la absorción de oligoelementos indispensables.
  • En los climas áridos mejora las condiciones del suelo.
  • Protege las raíces de hongos y bacterias patógenas.
  • Las plantas germinan más rápido y mejor.

La vaina guarda el tesoro en su interior: unas preciosas «perlas» verdes.

Propiedades y beneficios de los guisantes

  • Los guisantes proporcionan una acción anticolesterolémica, bajan el colesterol malo (LDL).
  • Son capaces de reducir las placas en las arterias, mejorando la circulación sanguínea.
  • Ayudan a mantener a raya el cansancio o la debilidad de la astenia primaveral.
  • Actúan contra el nerviosismo y la depresión debido a su riqueza en vitaminas del grupo B.
  • Tienen sustancias antiglucémicas como la pecticina, el triptófano o la niacina. La glucosa se absorbe de forma más lenta, facilitando la digestión y ayudando al páncreas.
  • Producen sensación de saciedad, gracias a la cantidad de fibra que contienen, sobre todo insoluble. Perfectos para una cura de adelgazamiento o para personas con sobrepeso.
  • Ayudan al tránsito intestinal y previenen el estreñimiento, además de otras enfermedades como el cáncer de colon.
  • Se trata de un alimento perfecto para reforzar los huesos, tanto en niños y jóvenes como en personas ancianas.
  • Promueven la renovación celular de todo el organismo. Hacen que crezcan más fuertes el cabello o las uñas, revitalizando la piel y los músculos.
  • Es un alimento que previene el cáncer, por contener una cantidad significativa de sustancias antioxidantes.

Para más información sobre las propiedades y beneficios para la salud de los guisantes, se puede consultar el siguiente estudio científico (en inglés).

Cómo cocinar los guisantes

La mejor manera de consumir estas deliciosas semillas verdes es cocidas. Se debe esperar la cantidad de tiempo suficiente para que estén tiernas, pero sin pasarse, ya que todas las vitaminas desaparecerían. Para evitar que produzcan flatulencias, como ocurre con todas las leguminosas y en especial a algunas personas, y se asimilen y se produzca una buena digestión, es necesario preparar los guisantes con especias digestivas y con cereales. Un arroz al curry con guisantes, por ejemplo sería una receta ideal; se podría sustituir por cualquier tipo de arroz o por trigo sarraceno o quinoa.

Una crema de guisantes es una buena alternativa de primer plato.

Especias como el curry, el jengibre, la cúrcuma, el orégano, la albahaca, el tomillo, el eneldo, el romero o el cardamomo, entre otras, son muy eficaces para que esos síntomas de pesadez desaparezcan. Es aconsejable adquirir los guisantes y las especias de producción ecológica, de esta forma no pondremos en un nuestro plato otras sustancias químicas perjudiciales.