Científicos han descubierto que la polilla de la cera, gusano común que se usa para cebo de pesca, tiene unos gustos culinarios bastante raros ¡Es capaz de comerse el plástico!

Galleria mellonella – Polilla de la Cera. Foto: César Hernández / CSIC

Las larvas del insecto lepidóptero llamado científicamente (Galleria mellonella), comúnmente conocida como la polilla de la cera tiene la capacidad de biodegradar el polietileno produciendo etilenglicol.

El descubrimiento fortuito se produjo cuando uno de los científicos del equipo, Federica Bertocchini, un apicultor aficionado, estaba eliminando las plagas parasitarias de los panales en sus colmenas. Los gusanos se guardaban temporalmente en una típica bolsa de plástico que se llenaba de agujeros.

Bertocchini, del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (CSIC), España, colaboró ​​con colegas Paolo Bombelli y Christopher Howe en el Departamento de Bioquímica de la Universidad de Cambridge para realizar un experimento cronometrado.

Alrededor de cien gusanos de cera fueron expuestos a una bolsa de plástico de un supermercado del Reino Unido. Los agujeros comenzaron a aparecer después de solo 40 minutos, y después de 12 horas hubo una reducción en la masa plástica de 92 mg de la bolsa.

La basura plástica es un problema ambiental de dimensiones planetarias

El polietileno es un tipo de plástico que se utiliza principalmente en envases y representa el 40% de la demanda total de productos de plástico en toda Europa, donde hasta el 38% del plástico se descarta en vertederos. La gente de todo el mundo usa alrededor de un trillón de bolsas de plástico cada año.

En términos generales, el plástico es altamente resistente a la descomposición, e incluso cuando lo hace, las piezas más pequeñas estrangulan los ecosistemas sin degradarse. La basura plástica es un problema ambiental de dimensiones planetarias.

¿Solución a la contaminación por plásticos?

Sin embargo, la naturaleza puede proporcionar una respuesta. La Galleria mellonella es un azote para las abejas. Este gusano se alimenta de la cera, deposita los huevos dentro de las colmenas de abejas donde los gusanos nacen y crecen, de ahí su nombre. 

La cera de abejas en la que crecen los gusanos de cera se compone de una mezcla muy diversa de compuestos lipídicos: moléculas de bloque de construcción de células vivas, incluyendo grasas, aceites y algunas hormonas.

Si bien los detalles moleculares de la biodegradación de la cera requieren una mayor investigación, los investigadores dicen que es probable que la digestión de la cera de abeja y el polietileno implique romper tipos similares de enlaces químicos.

“El gusano produce algo que rompe el enlace químico, tal vez en sus glándulas salivales o una bacteria simbiótica en su intestino. Los próximos pasos para nosotros serán intentar identificar los procesos moleculares en esta reacción y ver si podemos aislar la enzima responsable “, comenta Paolo Bombelli, primer autor del estudio publicado en la revista Current Biology.

Los científicos dicen que la tasa de degradación es extremadamente rápida en comparación con otros descubrimientos recientes, como las bacterias anunciadas el año pasado para biodegradar algunos plásticos a una tasa de solo 0,13 mg por día.