El chocolate es uno de los alimentos que llegaron hasta nosotros desde el continente americano, como sucedió con otros, como las patatas, los tomates, los aguacates o los pimientos.

Historia del cacao

A pesar de que el árbol del cacao (Theobroma cacao L) tiene su origen en la zona amazónica, su cultivo y empleo pronto se realizaría en México y América Central. Los pueblos mesoamericanos son los que comenzaron a utilizarlo: los olmecas, fueron los primeros, pero los mayas y los aztecas, continuaron la tradición.

La élite olmeca consumía una bebida a base de moler las habas de cacao y mezclarlas con agua, además de diferentes especias como la guindilla y otras hierbas.

La civilización maya empleaba la semilla como moneda y unidad de medida.

Considerado un árbol sagrado, según cuenta la leyenda mexicana, el dios Quetzalcóatl, el Dios de la vida y sabiduría, robó el árbol de cacao del paraíso donde vivían los dioses, descendió a la tierra y lo plantó, solicitando a Tláloc, el Dios de la lluvia, que lo regara para que creciera. Después de que hubiese crecido el árbol, fue a visitar a Xochiquetzal, la diosa del amor y belleza,  para que esta adornara el árbol con hermosas flores. De esas flores, finalmente emergió el fruto del cacao. Entonces, gracias a este fabuloso regalo, los hombres llegaron a ser sabios, estudiosos, artistas y artesanos.

Los nativos americanos ya tenían conocimiento de los beneficios para la salud del cacao, ya que era considerada como una planta medicinal, pero ahora numerosos estudios científicos corroboran esa teoría.

Chocolate

Es posible realizar infinidad de recetas con chocolate ecológico. Imagen de Andres Ayrton en Pexels.

Por qué consumir chocolate ecológico

Hay numerosas razones por las que decantarse por el consumo de chocolate ecológico, y todas contribuyen a tener una vida más saludable, tanto por el beneficio personal, como el bienestar que supone para el planeta.

  • No contiene fertilizantes químicos, ni herbicidas, ni pesticidas sintéticos. Una seguridad y tranquilidad que se traduce en un sabor auténtico, único y original.
  • Está libre de OGM, Organismos Genéticamente Modificados, que se sabe por distintas investigaciones, que pueden ser perjudiciales para la salud.
  • Todos los ingredientes que contiene una tableta de chocolate ecológico son naturales, pero además, la mayor parte, un 95%, son procedentes de la agricultura ecológica, cuando se mezclan para conseguir productos excepcionales, adaptados a todos los gustos y todas las necesidades. 
  • Normalmente, el cultivo del chocolate orgánico se realiza en pequeñas plantaciones, muy cuidadas, que favorecen el desarrollo y la economía local de la comunidad indígena. Apoyando el comercio justo, se seleccionan con rigor las mejores cosechas para proporcionar el más exquisito chocolate a los paladares más refinados.
  • Se respeta el terreno y los ciclos naturales de crecimiento, para obtener el mejor producto con el máximo sabor, y con una responsabilidad social y medioambiental asegurada.
  • Protege la biodiversidad y los ecosistemas en donde crece. Proporcionando el hábitat a las distintas especies animales y vegetales que conviven en el entorno natural. Un compromiso con la tierra que le vio nacer.
  • Este tipo de plantaciones donde se cultiva el chocolate ecológico, hacen que puedan ser sostenibles en el tiempo por los métodos que emplean, por el tipo de planta seleccionada, por las características de la producción; todo para que llegue a nuestra mesa en las mejores condiciones.
  • Sus características nutricionales y sus cualidades organolépticas se encuentran en perfecto estado, por lo que podemos disfrutar al probarlo, de un viaje a la esencia de la naturaleza pura, sin artificios.
  • Puedes encontrar el chocolate orgánico en multitud de presentaciones para que pueda consumirlos toda la familia: con 100% de cacao, desgrasado para los que se cuidan más, sin azúcar para los diabéticos, en crema para untar, en chips o gotas para adornar cualquier plato de cocina, y con mezclas increíbles que harán las delicias de cualquiera que lo pruebe.
Chocolate

Incorpora en tu dieta una pequeña cantidad de chocolate diaria. Imagen de Anete Lusina en Pexels.

Beneficios para la salud humana

Protegiendo nuestro corazón

El chocolate contiene unas sustancias denominadas flavonoides que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Se sabe que reduce el riesgo de aterosclerosis, flexibilizando las arterias y evitando que los glóbulos blancos se adhieran a las paredes de los vasos sanguíneos. Reduce, a su vez, la hipertensión arterial.

Frenando la diabetes

Mejora la resistencia a la insulina al ayudar a las células a funcionar normalmente, protegiendo los vasos sanguíneos y la circulación contra la diabetes tipo II. El chocolate amargo presenta un índice glucémico bajo, no provocando grandes aumentos en los niveles de azúcar en sangre.

Calmando la tos

Ayuda a curar la tos. La teobromina que contiene el chocolate actúa suprimiendo la actividad del nervio vago, que provoca la tos. 

Aliado contra el cáncer

Al ser un alimentos rico en antioxidantes, retarda los signos de envejecimiento en los que están implicados los radicales libres, protegiendo al cuerpo del riesgo de cáncer.

Cerebro en forma

Aumenta el flujo sanguíneo al cerebro y al corazón, por lo que puede ayudar a mejorar la función cognitiva, evitando el deterioro cognitivo y la pérdida de memoria, además de mejorar el estado de ánimo. El chocolate negro contiene varios compuestos químicos que tienen una acción estimulante y un efecto positivo sobre el estado de ánimo y la salud cognitiva. El chocolate contiene feniletilamina (PEA), la PEA estimula al cerebro a liberar endorfinas y sentirse alerta. 

Protegiendo la piel

El consumo de chocolate disminuye el eritema inducido por los rayos UV, mejora la circulación sanguínea cutánea y subcutánea y la saturación de oxígeno, aumenta la densidad y la hidratación de la piel y disminuye la aspereza y descamación de la piel. Todos estos beneficios pueden verse reflejados en una de los últimas revisiones de los estudios científicos realizados hasta ahora.

Alto contenido en vitaminas y minerales

El chocolate negro contiene una serie de vitaminas, minerales y nutrientes naturales que pueden ayudar a cuidar tu salud. El chocolate amargo contiene proteínas, grasas saturadas, calorías, vitaminas como vitamina B1, vitamina B2, vitamina B3, vitamina B9, vitamina K, calcio, fibra dietética, magnesio, fósforo, manganeso, selenio, hierro, potasio, cobre y zinc. 

Siempre es un buen momento para consumir chocolate ecológico, pero si no lo has probado, puedes regalárselo a tus seres más queridos en el próximo san Valentín. Una manera deliciosa de demostrarles cuánto les quieres y les necesitas en tu vida.