La obsolescencia programada ya tiene los días contados. La economía circular ha dado un vuelco a nuestra forma de consumir, porque el usar y tirar no tiene ningún sentido, si nuestro propósito es dejar de producir residuos de forma incontrolable.

Recuperar, reutilizar, reciclar o reparar

Cada vez existen más iniciativas para poder recuperar materiales que han formado parte de artículos comercializados, pero que su vida útil terminó; pero no para acabar en un vertedero, sino para emplearlos reutilizándolos o para que mediante el reciclaje puedan convertirse en otros diferentes.

Y es que nuestro planeta lo vale. Ya está bien de desperdiciar recursos valiosos, cuando cuesta más volverlos a producir. ¿No será más sencillo y viable volverlos a poner en el mercado mediante unos pocos procesos de recuperación?

La primera conjugación es la más nombrada: recuperar, reutilizar, reciclar o reparar serán algunos de los infinitivos con más futuro en los próximos años.

Si a esto le sumamos otras palabras como formación y accesibilidad, podemos tener ante nosotros la clave del éxito de esta nueva forma de ser y estar en el planeta: la sostenibilidad.

Herramientas

Herramientas. Fotografía de Tima Miroshnichenko en Pexels.

Biblioteca de Herramientas Fix Point

A esta conclusión ha llegado el profesor Alfredo Sánchez López, técnico de Formación Profesional de Mecanizado y Mantenimiento de Máquinas del Instituto Pico Frentes en Soria, que decidió poner en funcionamiento la Biblioteca de Herramientas Fix Point, que reúne prácticamente todas las características que he mencionado.

Se trata de la primera biblioteca de herramientas creada en España, y que funciona gracias a unas herramientas procedentes del Punto Limpio de Soria y de una empresa de reciclados que iban a ser tiradas. Una forma de recuperar útiles, y de ahorrar recursos y dinero, que Sánchez pensó, y que finalmente, pudo hacerse realidad.

Gracias a ello, los alumnos del instituto pudieron continuar sus clases y prácticas cuando llegó la pandemia. Todos pueden acceder a las ochenta herramientas que están disponibles, además de aparatos de potencia; y se realizan préstamos como en una biblioteca de libros, ya que cada una lleva su propio código de barras para poder realizar el registro y el seguimiento. 

Recuperando máquinas y reutilizando materiales

De esta forma, han podido recuperar numerosas máquinas que iban a ser destruidas, porque la idea principal es detener el consumo masivo y aprender a reparar. El «házlo tú mismo» cada vez cobra más sentido.

De hecho, en el instituto cuando algo no se puede reparar, se desmonta completamente y todas las piezas se guardan en una zona de stock, para poder disponer de repuestos para determinados modelos de maquinaria. Además, nunca se da por perdido nada; siempre hay numerosas posibilidades, y los alumnos han sabido ingeniárselas para aprender y sacar adelante proyectos complicados.

Los chavales han podido aprender las materias, pero además se llevan mucho más con ello: el saber que se puede compartir, y la satisfacción y el orgullo de reparar con sus propias manos una máquina.

Por otra parte, hay que tener en cuenta, que muchos de los manuales que emplean en clase de reparación, se pueden encontrar en el canal de YouTube, Fix Point Soria, en el que cualquier persona se puede subscribir y aprender las diferentes técnicas para poder arreglar maquinaria.

Por el momento, solamente es accesible para los alumnos del instituto, pero sería interesante poder ampliarlo a la ciudadanía, para que aquellas personas que no puedan disponer de ese tipo de herramientas, puedan conseguirlas, aunque se mediante un pequeño alquiler, para que no sea necesario fabricar tanta maquinaria, que ya sabemos que resulta muy contaminante.

La idea que tiene en mente Alfredo Sánchez López, aunque para ello necesitan la ayuda de entidades o empresas que puedan financiarles esta buena iniciativa, es que se cree un centro donde poder acceder a distintos tipos de servicios: un lugar en el que puedas cortar o reparar tus propios aparatos o maquinaria, guiados por personal profesional; realizar cursos o talleres de enseñanza especializados de distintos niveles…Para que sea algo al alcance de todas las personas, sobre todo, y en especial, aquellas que tienen menos recursos económicos.