El agua termal proviene de aguas subterráneas situadas a gran profundidad dentro de la tierra, que se filtran a través de oquedades o grietas, y traspasan diferentes capas en las que las rocas alcanzan una gran temperatura. Es una agua mineromedicinal.

Utilidad del agua termal

Este tipo de agua sirve para tratar numerosas afecciones que pueden afectar al organismo, pero entre ellas destacan los beneficios aportados para la piel. Las pieles sensibles y deshidratadas son las que más necesidad tienen de calmar e hidratar la piel, si además nos encontramos con que está siendo agredida por factores externos como el sol, el agua o el aire, como suele ocurrir en el verano, su utilidad se convierte en una necesidad para recuperar el confort.

El verano puede hacer que tu piel se convierta en una pesadilla. Usa productos específicos para ello.

El picor, la sequedad, las quemaduras, o incluso los eczemas, que muchas veces aparecen, se pueden suavizar o hacerlos desaparecer con tratamientos complementarios a base de agua termal. Su efectividad está demostrada dermatológicamente.

Tratamientos cosméticos con agua termal

Las pieles reactivas, sensibles o deshidratadas son las grandes favorecidas por los productos que contienen agua termal. Los geles de ducha suelen irritar mucho la epidermis, pero esto no sucede con el Gel de Ducha Alta Tolerancia Surgras del Agua Termal de Jonzac.

Imagen del Gel de Ducha Alta Tolerancia Surgras del Agua Termal de Jonzac.

Con una formulación antidesecamiento, calma y trata, reforzando la barrera protectora de la piel. No contiene jabón, ni sulfatos, ni parabenos, ni EDTA, ni fenoxietanol, ni MCIT y ni MIT. Tampoco colorantes  y perfumes sintéticos. Por lo que es un producto cosmético ideal para todas aquellas personas que sufren problemas dermatológicos, desde niños, hasta personas de edad avanzada.

Ingredientes antisequedad y características del agua termal

Certificado por ECOCERT, contiene un 10% de agua termal de Jonzac, un 8% de de glicerina vegetal, e ingredientes para mantener la película hidrolipídica. Destacando el trío de lípidos biomiméticos aporta un confort instantáneo a la piel.

Compuesto de:

Manteca de karité para un efecto suavizante, calmante y protector,
Escualano vegetal derivado de la aceituna con propiedades hidratantes (1) al restaurar la flexibilidad de la piel,
Estólidos de aceite de Limnanthes alba con eficacia hidratante, que limitan la pérdida de agua.

Además, contiene L-PCA, que es el humectante fisiológico de referencia. Este ingrediente activo ayuda a estimular la síntesis de lípidos en la piel y a fortalecer las barreras cutáneas. El L-PCA está presente de forma natural en el Factor Hidratante Natural (NMF), cuya función es asegurar un estado óptimo de hidratación en las capas superiores de la epidermis. L-PCA ayuda en la síntesis de lípidos epidérmicos y potencia el efecto protector sobre la piel.

Debes de realizar duchas cortas, mejor con agua fría, para que tu piel no sufra más.

Se necesita muy poca cantidad para realizar una higiene correcta, por lo que cunde mucho. Aún así, se comercializa en dos formatos: 500 ml, para toda la familia, y 250 ml. El gel de ducha viene presentado en un práctico envase con tapón dosificador, para no desperdiciar nada.

Me encanta, porque se nota que deja la piel nutrida a la salida de la ducha, no se nota áspera, a pesar de  haber pasado la jornada al sol, en la piscina o en la playa. La suavidad se aprecia desde el primer instante, y la piel va recuperando su tersura con el paso de los días.

En principio, era reacia a usar este tipo de cosméticos, porque pensaban que no daban buenos resultados, pero llevo ya bastante tiempo, y ya no puedo vivir sin ellos. Sobre todo en determinadas épocas en las que noto que la tirantez de la piel no me deja realizar mi vida normal.

Origen del agua termal

El agua termal de Jonzac se extrae directamente de su entorno original, en el corazón de Charente-Maritime en Francia, a una profundidad de más de 1.850 m. El agua es única, suave, mineralizada, isotónica y de gran pureza. Se trata de una fuente de 11 minerales beneficiosos, sus virtudes son múltiples: regeneradora, antiinflamatoria, calmante, hidratante y antiedad. Varios estudios clínicos han confirmado su acción sobre la piel.