La tienda de moda sostenible de Stella McCartney en Londres, cuida que todos los detalles estén relacionados con las sostenibilidad, hasta tal punto que incluso viste sus creaciones con maniquís biodegradables, únicos en el mundo.

Interior de la tienda de moda sostenible de Stella McCartney en Londres

Interior de la tienda de moda sostenible de Stella McCartney en Londres

Stella McCartney, es una de las diseñadoras de moda que, desde la creación de su firma en 2001,  más acciones ha llevado a cabo en pro de la moda sostenible y ética. Este verano abrió una tienda en Londres, donde se ha preocupado por  recuperar, mejorar y acercar la industria de la moda a la sostenibilidad. 

El diseño de la tienda ha rechazado materiales emblemáticos relacionados con el lujo (como metales preciosos, piedras y mármol), dando paso a elementos orgánicos y sustentables. Este mismo enfoque distingue también todas las colecciones de ropa y accesorios de Stella. Tanto es así que para vestir sus creaciones cuenta con una treintena de maniquís biodegradables de Bonaveri, los únicos en el mundo que combinan ética y estética.

¿De qué estás hechos los maniquís sostenibles?

Maniquí biodegradable de Bonaveri

Maniquí biodegradable de Bonaveri

Los maniquís tradicionales están hechos de plástico o fibra de vidrio, un método que ha sostenido a la industria durante décadas. Sin embargo, al desechar estos productos, los plásticos, los componentes del petróleo y los elementos de fibra de vidrio no son amigables con el medio ambiente y permanecen dentro del ecosistema durante cientos de años.

En cambio los maniquís biodegradables están realizados con un componente patentado B Plast ®, un bioblástico formado por un 72% de derivados de azúcar de caña, y pintados con una pintura sostenible B Paint ®,  creada con ingredientes naturales vegetales 100%.

Todos los elementos que conforman el maniquí son biodegradables (certificado “OK BIOBASED”): en la final final del ciclo de vida, el maniquí se biodegrada, liberando solo agua y una cantidad equivalente de CO2 que la caña de azúcar que absorbió durante su fase vegetativa.

Estos maniquís biodegradables tienen un alto impacto en la reducción de CO2 en la atmósfera, ayudando a reducir el impacto del cambio climático en un 24% (en comparación con los maniquíes a base de gasolina).

Maniquí biodegradable de Bonaveri

Maniquí biodegradable de Bonaveri

Su preocupación por el cambio climático no sólo se reduce a hacer moda sostenible. En su nueva tienda en Londres utiliza una nueva tecnología basada en filtros de nanopartículas carbón, para en limpiar los agentes contaminantes, y ofrecer un aire más puro y limpio a sus clientes. Además la tienda exhibe muebles de espuma creados con materiales reciclados, bases de madera recicladas y muebles vintage seleccionados: todos estos elementos reflejan la filosofía de la marca hacia la reutilización y reciclaje.

Un espacio lleno de nuevas sensaciones que inspiran un ambiente más sano y mejorado, donde la tecnología es el futuro y la transparencia una forma de vida y de negocio. Un nuevo universo donde el medio ambiente parece estar a salvo.

Fuente: bonaveri.com