La desertificación es un tema que pasa de soslayo en los principales medios de comunicación, no dándole la importancia que debería tener.

17 de junio, Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se estima que, entre el 2006 y el 2016, la desertificación provocó el 23% de los daños y pérdidas en el sector agrícola, afectando al 80% de la producción mundial.

Hoy 17 de junio, se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, un problema cada vez más acuciante que trae consigo consecuencias devastadoras para el desarrollo, el crecimiento económico y los ecosistemas.

Esta efeméride se celebra con el fin de concienciar sobre el problema y dar a conocer las iniciativas que se están realizando a lo largo del planeta para combatir este fenómeno. El Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía nos brinda una oportunidad única para recordar que se puede neutralizar la degradación de las tierras mediante la búsqueda de soluciones, con una firme participación de la comunidad y cooperación a todos los niveles.

17 de junio, Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

El Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía 2018 pone el foco en el uso racional y sostenible del la tierra evitando el uso intensivo de la misma, con el lema “La tierra es valiosa. Invierte en ella”, pretendiendo que todos nos involucremos en cambiar las cosas invirtiendo en el futuro de la tierra.

¿Cuáles son los efectos desertificación?

Antes de mostrar sus efectos, vamos a conocer ¿qué es realmente la desertificación?

Según la Wikipedia, la desertificación es un proceso de degradación ecológica en el que el suelo fértil y productivo pierde total o parcialmente el potencial de producción. Esto sucede como resultado de la deforestación y destrucción de la cubierta vegetal, la subsiguiente erosión de los suelos, la sobreexplotación de acuíferos, la sobreirrigación y consecuente salinización de las tierras o la falta de agua; con frecuencia el ser humano favorece e incrementa este proceso como consecuencia de actividades como el cultivo y el pastoreo excesivos o la deforestación.

Por otra parte, el Glosario ecológico del Dr. Rafael Barla Galván define la desertificación como la degradación de las tierras áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultantes de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas.

17 de junio, Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Los efectos de la desertificación pueden ser devastadores. La desertificación reduce la resistencia de la tierra a las variaciones climáticas naturales, perturba el ciclo natural del agua y los nutrientes, intensifica la fuerza del viento y de los incendios, hace que los efectos de las tormentas de polvo y la sedimentación de las masas de agua se hagan sentir a miles de kilómetros del lugar donde se originaron los problemas.

El coste de la desertificación es elevado, y no solo en términos económicos. La desertificación es una amenaza para la diversidad biológica. Puede causar episodios de hambruna prolongados en países ya empobrecidos que no pueden soportar un nivel elevado de pérdidas agrícolas. Con frecuencia, las personas pobres de las zonas rurales que dependen de la tierra para sobrevivir se enfrentan al dilema de emigrar o pasar hambre.

La desertificación no solo significa hambre y muerte en el mundo en desarrollo, sino que también supone un peligro mayor para la seguridad mundial de todos nosotros. Las consecuencias de la escasez de recursos pueden ser guerras, disturbios sociales, inestabilidad política y migraciones. Detener la desertificación es una cuestión de vida o muerte para millones de personas.

Cambio climático y seguridad alimentaria

El cambio climático puede tener consecuencias significativas sobre la producción, sobre los medios de vida de las personas que dependen de la agricultura, y sobre la seguridad alimentaria y nutricional de la población en general. Se expresa en la modificación de los patrones de las precipitaciones, temperaturas y vientos, y en el aumento de la intensidad y frecuencia de eventos meteorológicos extremos e incrementa el riesgo de desastres, que afectan principalmente a los campos de cultivo.

17 de junio, Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía

El papel de las mujeres como valor estratégico de cambio

Las mujeres son agentes estratégicos de cambio y desempeñan un papel central en el uso y el cuidado de los recursos de tierras, porque en muchos lugares del mundo son ellas quienes se dedican a la agricultura.

La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación ha creado recientemente un nuevo plan para apoyar y promover las políticas sensibles a las cuestiones de género.

El Plan de acción de género aumentará y fortalecerá la participación y el liderazgo de las mujeres en todos los niveles de toma de decisiones en la gestión de la sequía para neutralizar la degradación de la tierra. El objetivo es alcanzar la paridad de género en estas cuestiones para 2030.

La desertificación como objetivo de desarrollo sostenible

Uno de los objetivos del la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, concretamente el Objetivo 15, trata precisamente sobre la gestión sostenible del suelo, para luchar contra la desertificación, y detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

La deforestación y la desertificación, provocadas por las actividades humanas y el cambio climático, suponen grandes retos para el desarrollo sostenible y han afectado la vida y los medios de vida de millones de personas en la lucha contra la pobreza.

Fuentes:

desertificationday

Desertification Synthesis

Otros Días Internacionales…