Soy fan de las mantecas corporales, así que no podía dejar de probar la nueva Manteca de Hibisco y Papaya de la marca americana Petal Fresh dentro de su línea Pure, que acaba de aterrizar en nuestro país. Desde el primer momento me atrajo la filosofía de esta empresa basada en conseguir productos naturales con el máximo de ingredientes orgánicos certificados siguiendo el “healthy lifestyle”. 

La flor del “Hibiscus sabdariffa” es bellísima además de poseer unas increíbles virtudes cosméticas para la belleza de la piel.

Cosmética orgánica pura

Esta línea tan pura no tiene sulfatos, ni parabenos, no añade colorantes artificiales, está libre de gluten, no lleva conservadores tóxicos, sin organismos genéticamente modificados, sin ftalatos, elaborada con recursos sostenibles, libre de crueldad y vegana. Más no se puede pedir en un cosmético. Con un diseño simple y bonito, fácil de utilizar, me llevo a casa todos los aromas del paraíso contenidos en un bote de 237 ml.

En realidad es difícil describir un artículo tan completo, fuera de que todos prometen maravillas, y algunos las cumplen con creces y otros se quedan en el límite; a esta manteca corporal le daría un 10. Y no me lo he tenido que pensar mucho: he recopilado todas su características y los beneficios que me ha aportado y es complicado darle una cifra menor, después de estar años probando cremas, lociones y mantecas.

Manteca corporal de Hibisco y Papaya de la marca Petal Fresh.

 

Manteca corporal hipnotizante

Lo primero que me llamó la atención según desenrosque la tapa metálica, es ese olor venido de otras latitudes exóticas, que para los que vivimos en una gran ciudad es un soplo de aire fresco que nos traslada al verano en un segundo. Después, la textura me pareció gloriosa, fundente y lujosa. Su aplicación en la piel resultó ser increíble, lo ideal es tomar una pequeña porción y calentarla con las dos manos para posteriormente masajear la zona a tratar.

 Mi piel estaba radiante cuando terminé de extenderme la manteca por todo el cuerpo. Muy perfeccionada solamente con la aplicación, después si la utilizas todos los días podrás ver que realmente es muy poderosa. En los muslos o en el vientre la diferencia de antes y después, era notoria. Mucha suavidad y firmeza al instante. Posteriormente, lo que más me gustó fue el olor, que no desaparece aunque pase tiempo. Es delicado y exótico, no es penetrante, ni mucho menos, a mi no me suelen gustar los olores intensos.

Si piensas que no tenías ningún vicio, el utilizarla puede ser el primero de muchos. Eso pensé yo cuando la probé. Además de ser maravillosa físicamente, tienen una parte mucho más sutil que llega al inconsciente. Me imagino que será por la Aromaterapia y la propia sensación al disfrutar de su textura.

El aceite de cártamo (“Carthamus tinctorius”) se obtiene de sus semillas.

Ingredientes orgánicos certificados

La flor de hibisco es un regenerante natural que contiene alfahidroxiácidos y antioxidantes, además de ser vasoconstrictor, un cóctel antiedad que favorece la suavidad de la piel retirando las células muertas y mejorando la circulación. Las virtudes del aceite de argán (su composición rica en ácidos grasos esenciales y linoleicos lo hacen un superaceite, es el único del reino vegetal que alcanza hasta un 80% en ácido oleico), la manteca de karité (nutrición e hidratación aseguradas), el aceite de cártamo (excepcional su composición en ácido linoléico), el aceite de borraja (reduce la pérdida de colágeno, alivia la piel irritada y mejora la circulación), el aceite de Limnanthes alba (suaviza, protege y embellece), el extracto de Arnica montana (uno de los mejores calmantes y antiinflamatorios naturales), el extracto de limón (anticelulítico y revitalizante), el aceite del árbol del té (antiinflamatorio y cicatrizante), y  laVitamina B5 (repara lesiones y tiene efectos antiinflamatorios); son algunos de los principales y más efectivos ingredientes orgánicos certificados.

Como la marca estadounidense tiene otras mantecas corporales diferentes, iré probando las otras. Supongo que estarán a la misma altura, luego dependerá del gusto de cada persona, aunque el tacto me imagino que será el mismo; no así las fragancias, ni los ingredientes.