Las emisiones excesivas de los automóviles diésel causan unas 5.000 muertes prematuras anualmente en toda Europa, según un nuevo estudio.

Los números están sobre la mesa, debido al escándalo llamado “Dieselgate”, que estalló cuando el fabricante de automóviles Volkswagen admitió en 2015 a hacer trampa en las pruebas de emisiones de vehículos diésel.

El exceso de emisiones de óxido de nitrógeno, un producto cancerígeno según las OMS, de motores diésel es responsable de unas 5.000 muertes prematuras cada año en los países de la Unión Europea.

Esa es la conclusión a la que han llegado los autores de un nuevo estudio realizado por el Instituto Meteorológico Noruego en cooperación con el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) en Austria y la Universidad de Tecnología Chalmers de Suecia.

Desde finales de los años noventa, la cuota de automóviles diésel en Europa ha aumentado a alrededor del 50% de la flota, con importantes variaciones entre países. Ahora hay más de 100 millones de coches diésel funcionando en Europa, el doble que en el resto del mundo juntos. Sin embargo, sus emisiones de NOx son 4 a 7 veces más altas en carretera que en las pruebas oficiales de certificación

Los controles modernos del motor han sido optimizados por los fabricantes para las pruebas de laboratorio específicas, pero tienen un rendimiento inferior en la conducción real. En este nuevo estudio, se calcula las muertes prematuras por el exceso de emisiones de NOx para la población en todos los países europeos.

Estimaciones sobre el efecto en la salud

 

Alrededor de 425.000 muertes prematuras anuales se asocian con los niveles actuales de contaminación atmosférica en Europa. 

Más del 90% de estas muertes prematuras son causadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares relacionadas con la exposición a partículas finas. NOx es un precursor clave de esta materia en partículas finas en suspensión. 

Este nuevo estudio estima que aproximadamente 10.000 muertes prematuras anuales pueden atribuirse a las emisiones de NOx de los coches diésel, furgonetas y vehículos comerciales ligeros. Alrededor de la mitad – alrededor de 5.000 muertes prematuras anuales – se deben al NOx las emisiones son mucho más altas que los valores límite en la conducción real. 

Podrían haberse evitado 7.500 muertes prematuras

 

Diésel, peor para el clima que la gasolina

Diésel, peor para el clima que la gasolina. Fuente: Ecologistas en Acción

Según Jens Borken-Kleefeld, experto en transporte del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA).

“Si las emisiones de los automóviles diésel fueran tan bajas como las emisiones de automóviles de gasolina, podrían haberse evitado tres cuartas partes o unas 7.500 muertes prematuras”

Los países con el mayor número de muertes prematuras atribuibles a las partículas finas de los coches diésel, furgonetas y vehículos comerciales ligeros son Italia, Alemania y Francia. Esto se debe tanto a su gran población como a una alta proporción de automóviles diésel. 

Sin embargo, el riesgo per cápita es casi dos veces más alto en Italia que en Francia. “Esto refleja la situación de contaminación muy adversa, particularmente en el norte de Italia con mucha población”, dice el líder de la investigación, Jan Eiof Jonson, del Instituto Meteorológico de Noruega. 

Los riesgos más bajos se dan en Noruega, Finlandia y Chipre, donde los riesgos son por lo menos catorce veces inferiores a la media Europea.