Ya hemos hablado en muchas ocasiones, de artistas que utilizan como materia prima materiales recogidos de los vertederos, para hacernos reflexionar sobre la ingente cantidad de basura que producimos y no somos capaces de reducir… Un ejemplo de este afán, es el artista alemán HA Schult (hablamos de él cuando nos visitó en 2011 para construir un hotel de basura en pleno centro de Madrid), que ha pasado casi veinte años de su vida viajando por todo el mundo con un ejercito de hombres de basura o “trashmen”. Una versión postmoderna de los guerreros Xian (esas famosas estatuas de terracota de China que han asombrado al mundo).

H.A.-Schult-TrashMen

Fuente: Wikimedia Commons

La primera versión de “trashmen” fue construida de chatarra reciclada en 1996, en la ciudad de Xanten (en Alemania), posteriormente ha visitado París, Moscú, Beijing, El Cairo, Zermatt, Kilkenny, Gorleben, Bruselas, Colonia, Graz, Roma, Barcelona, ​​Washington DC, Siracusa, Fabriano, Telgte, incluso el Ártico, y por último en el parque de Ariel Sharon en la ciudad de Telhabit.

El reciclaje es cada vez más común y un número creciente de personas son conscientes de la cantidad de basura que generan, pero no es suficiente.

La sociedad en la que vivimos vive alejada de este problema de la basura, instalado en su “nivel de confort”, el cual se supone que somos buenos ciudadanos, medio ambientalmente hablando, con tan sólo reciclar correctamente la basura de casa, como es el vidrio, el cartón y envases tirándolos en sus contenedores correspondientes, pero esto es sólo el comienzo… Hay que tener claro que, aunque la gestión de los residuos es una parte es muy importante y reduce la basura significativamente, no es suficiente para solucionar el problema del exceso de basura que generamos.

Los océanos están tan llenos de basura, equipos de rescate confundieron un enorme islote de basura plástica en el océano con el Vuelo 370 de Malasia que desapareció, e incluso hay basura flotando en el espacio.

Como ya hemos hablado en repetidas ocasiones el mejor residuo es el que no se produce, lo más importante es concienciarnos de genera la menor cantidad de basura posible, evitando en lo posible los envases plásticos, sustituyéndolos por cartón o vidrio o reutilizando los ya existentes.

Fuente: www.haschult.de