Los beneficios del biocombustibles en el Planeta son bastante discutibles, si los introducimos en el mundo de forma acelerada, podríamos dañar el sustento de la gente y el medio ambiente.

Uno de los efectos dañinos es la tala indiscriminada de bosques para destinarlos a cosechas para biocombustibles. Además de la posible subida en los precios y falta de disponibilidad de los alimentos con consecuencias negativas en la seguridad alimentaria.

Pero en el caso de obtener energía de residuos procedentes de la elaboración del whisky, el efecto es bastante menos perjudicial para el medio ambiente, sobre todo si lo comparamos con el uso de los combustibles fósiles.

Científicos de la universidad escocesa Napier, en Edimburgo, desarrollaron un nuevo biocombustible para automóviles a partir del refinado de los residuos procedentes de la fabricación de whisky. El biobutanol que, según los científicos, genera un 30% más potencia que el etanol, utiliza dos productos derivados de la producción del whisky.

El biobutanol puede ser utilizado también para fabricar otros bioquímicos ecológicos, entre otros la acetona.

Los científicos, quienes solicitaron la patente y quieren crear una compañía para comercializar el nuevo producto, afirman que se inspiraron en un proceso desarrollado hace un siglo por Chaim Weizmann, químico de origen judío refugiado en Manchester que llegaría a ser el primer presidente de Israel.

Fuente: www.chilerenovables.cl