250px-Limnoria_eggsEl crustáceo gribble de cuatro puntos, ó como comúnmente todos lo conocen termita marina, es una de las especies marinas que más conflictos les traen a los marineros, ya que devoran la madera y como consecuencia pueden verse afectados los barcos ó hasta muelles.
Simon McQueen-Mason y su equipo estudiando el sistema digestivo de las termitas descubrieron que tienen enzimas capaces de convertir la madera ingerida en biocombustible.

McQueen y su equipo se encuentran estudiando a las enzimas para poder establecer la función exacta que cumplen y como la cumplen, aunque también buscan como hacer que estas enzimas se adapten para aplicaciones industriales.

 

No hay duda que la naturaleza nos brinda demasiado, el ser humano simplemente la sobre-explota.

Fuente : PNAS