El ajenjo dulce (Artemisia annua) va a ser uno de los descubrimientos más prometedores para luchar contra la enfermedad del cáncer. No es una planta que ha llegado por sorpresa a la farmacopea, anteriormente ha sido muy usada en la Medicina Tradicional China, pero sobre todo se la conoce por tener una capacidad increíble para luchar contra la malaria. Nuevas investigaciones le atribuyen otros beneficios nada desdeñables: un derivado de la hierba tradicional china «Sweet wormwood», llamada artemesinina, puede matar y destruir hasta el 98% de las células cancerosas en 16 horas.

Cáncer

El ajenjo dulce es una de las plantas que se puede usar para disminuir el asma o tratar la malaria.

Imagen de Ton Rulkens

Sorprendente descubrimiento

Los investigadores descubrieron que la hierba por sí misma puede causar una reducción del 28% en las células del cáncer de mama, pero cuando se combinó con el hierro, puede eliminar hasta el 98% de las células cancerosas sin afectar a las células normales. Unos datos que han sido comprobados en el laboratorio por el Dr. Tomikazu Sasaki, explica que “el compuesto a base de artemisinina es como un agente especial que coloca una bomba dentro de la célula. Este compuesto es selectivo y eficaz para eliminar diferentes tipos de cáncer, incluida la leucemia, la mama y la próstata en animales de laboratorio ”.

Se trata de una nueva manera de luchar contra el cáncer, ya que la artemisinina es altamente tóxica para las células cancerosas en presencia de hierro, pero es relativamente inofensiva para las células normales: a diferencia de las terapias contra el cáncer tradicionales, que incluyen quimioterapia y radiación, la artemisinina no daña las células normales y mata a 100 células cancerosas por cada célula sana (aproximadamente diez veces mejor que las quimioterapias actuales).

Cáncer

Células del cuerpo humano.

Según los investigadores, los compuestos a base de artemisinina son mucho más letales para matar las células cancerosas cuando se asocian con el hierro, ya que las células cancerosas necesitan una gran cantidad de hierro para mantener un rápido crecimiento del tumor.

La combinación de artemisinina y hierro es mucho más efectiva para matar células cancerosas, y cuando las células cancerosas envían señales al cuerpo que indican su necesidad de hierro y proteínas, no saben que el compuesto tóxico artemisinina está al acecho en su superficie junto con el hierro y las proteínas. En el interior del tumor, el hierro reacciona con la artemisina tóxica para liberar moléculas venenosas conocidas como radicales libres. Cuando hay suficiente acumulación de radicales libres, la célula cancerosa muere.

«El complejo es como un pequeño mono con bomba montado en la espalda de un caballo de Troya», dice Henry Lai, profesor de bioingeniería de la Universidad de Washington y coautor del estudio. “La mayoría de los medicamentos disponibles actualmente están dirigidos a cánceres específicos. Este compuesto funciona de manera general en las células cancerosas por su alto contenido de hierro «.

cáncer

Las investigaciones de laboratorio están realizando numeroso avances con distintas sustancias descubiertas en plantas.

Uso culinario y medicinal del ajenjo dulce

Aunque el uso de las hierbas como medicina alternativa es un concepto nuevo en las sociedades occidentales, en la mayoría de los países asiáticos, las hierbas como el ajenjo dulce se han usado en ensaladas y como medicina. Durante miles de años, países como China han estado utilizando el extracto de «Sweet Wormwood» para tratar enfermedades como la malaria, porque el parásito de la malaria no puede vivir en presencia de artemisinina (ya que son ricos en hierro).

Investigaciones recientes muestran que los tratamientos médicos convencionales, como la quimioterapia y la radiación, pueden ser contraproducentes, empeorando el cáncer al desencadenar el crecimiento del tumor. De hecho, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Medicine, las células sanas dañadas por la quimioterapia liberan más de una proteína conocida como WNT16B, que puede promover y prolongar la supervivencia de las células cancerosas.

El coautor del estudio, Peter Nelson, dice que «el aumento en WNT16B fue completamente inesperado. La proteína fue absorbida por las células tumorales vecinas a las células dañadas. WNT16B, cuando se secretaba, interactuaba con las células tumorales cercanas y las hacía crecer, invadir, y lo más importante, resistir la terapia posterior ”.