El próximo 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental 2019, una significativa jornada para darle la importancia que se merece. La asignatura pendiente que todas las escuelas, colegios o institutos deberían mantener como eje principal de los estudios, sobre todo teniendo en cuenta que los chavales estudian para su futuro, un porvenir que se presenta bastante oscuro si no saben cómo pueden ayudar a cambiar las condiciones en las que van a tener que vivir en el planeta.

Educación ambiental: ¿Qué es eso?

En esa formación, pocos centros educativos han incluido como asignatura fija la educación ambiental en los planes de estudios, solamente en algunas escuelas más avanzadas y con diferentes perspectivas que las convencionales, han mejorado el diseño curricular; pero suele ir relacionado con el enfoque global del centro que aplica una enseñanza integrativa centrada no tanto en la formación académica, como haciendo hincapié en otros conocimientos, que redundan en la potenciación de cada alumno, en su participación y responsabilidad sobre su aprendizaje; focalizandola en sus dones o dotes personales.

Día Mundial de la Educación Ambiental 2019

¿Por qué no recibir las clases en la propia naturaleza?

Si queremos que siga el mundo tal y como hasta ahora ha ido, sigamos formando a nuestros hijos como “robots” que aprendan para olvidar, es decir, para aprobar exámenes. El conocimiento está en todas partes y se puede adquirir de muy diversas formas, eso sin tener en cuenta que a cada ser humano le llega la información de muy diferentes maneras: visual, kinesética o auditiva. Puede ser que tal y cómo está diseñado el programa académico y la forma de impartirlo en nuestro país, muchos de nuestros alumnos no lleguen a alcanzar los estudios mínimos.

Los planes de estudios no están adaptados a las diferencias inteligencias (las inteligencias múltiples de Howard Garner), están pensados según la educación impuesta en siglos anteriores.

Existen muchas razones por las que es necesario un cambio sustancial en la educación, entre ellas esta última, pero una de las que también tendría que tener un peso considerable es la educación ambiental. Sigue sin existir en la mayoría de los colegios e institutos una materia en la que se trate de forma intensiva la educación ambiental. Dependiendo del programa y del profesor se puede dar algo superficial, pero se necesitarían más horas y una mejor adaptación, con diferentes enfoques y como forma de un concepto global que implica toda la vida en sí misma.

Día Mundial de la Educación Ambiental 2019: la esperanza vive en las nuevas generaciones

Es imperioso que el alumnado conozca y comprenda el entorno natural en el que vive y su problemática, sobre todo es importante que tenga esa capacidad de descubrimiento y esa experiencia vivida para poder llevar a cabo esa integración completa del conocimiento. Lo fundamental es que sea activo y esté implicado para saber y poder hacer, en especial cuando existen problemas o conflictos que resolver.

Día Mundial de la Educación Ambiental 2019

Día Mundial de la Educación Ambiental 2019: Ellos son el futuro. Enseñémosles cuál es el mejor camino para cuidar el planeta.

La educación ambiental es una responsabilidad de todos y para todos, no debe depender si cada familia quiere dedicar ciertas horas de su tiempo libre en concienciar a su prole sobre los beneficios de determinadas acciones para la naturaleza o el medio ambiente; porque aunque así se haga, no todas las familias lo van a llevar a cabo, teniendo en cuenta que los progenitores puede que tengan pocos o nulos conocimientos sobre ello. De hecho, en muchos hogares los que están cambiando las normas en tarea medioambiental son los propios niños, que reivindican su colaboración frente a unos padres resignados, con pocas ganas de querer involucrarse.

Debemos tomar partido para que la educación ambiental sea una asignatura obligatoria en las escuelas,  y no quedarnos cruzados de brazos mientras intentamos barrer el desperdicio que hemos causado y estamos causando en la Tierra.