El aceite de chaulmoogra bio proviene del árbol del mismo nombre (Hydnocarpus wightianus), y uno de sus usos tradicionales es el de tratar enfermedades de la piel. En concreto, se ha usado durante mucho tiempo para curar la lepra (existen diferentes estudios científicos sobre ello), aunque tiene muchos más usos en la actualidad. Se trata de un aceite de primera presión en frío que proviene de las semillas del árbol.

Flores del árbol de chaulmoogra.

Un médico bengalí lo introdujo en Europa en el año 1854, empleándose desde entonces en las colonias europeas distribuidas en Asia, África y Sudamérica.

Resultados científicos increíbles

Los resultados son espectaculares con un tratamiento continuado, según los distintos testimonios científicos. También se sabe de otras utilidades con las que por ejemplo en la India, según el Asian Journal of Pharmaceutical and Clinical Research, se trata la artritis reumatoide y la diabetes. Es un producto polivalente que merece la pena tener en casa, si tienes la piel delicada (es muy eficaz para los moratones). Puede utilizarse para combatir los molestos eczemas, la dermatitis en general, el acné o la psoriasis. Te ayudará a poder conservar la belleza de la piel, su capacidad regenerativa es espectacular (debido a la cantidad de ácidos grasos insaturados que contiene).

En India se usa el aceite de chaulmoogra bio para trtar diferentes dolencias, además de los problemas dermatológicos.

Este tesoro de la naturaleza tan polivalente, se administra además internamente en la India para la tuberculosis, y otras infecciones de los ganglios linfáticos. Incluso es comúnmente usado para los esguinces, como aparece en el International Journal of Phytopharmacology. Su efecto antibacteriano es patente.

Para la celulitis y el bronceado uniforme

Puedes además utilizar este aceite de Chaulmoogra bio, para la antiestética celulitis. Ayuda a quemar las grasas acumuladas, proporcionando una tonificación y un alisamiento que a lo largo del tiempo, se traduce en disminución del contorno y piel más firme. Lo fundamental es que combines el tratamiento con un cambio de hábitos culinarios y de costumbres, realizando una alimentación más saludables y un aumento del ejercicio físico; aunque si quieres que la acción sea completa los complementos nutricionales te pueden ayudar mucho.

El aceite de chaulmoogra bio puede formar parte de tu ritual de belleza.

Y si te gusta tener un bonito tono de piel con color, no puedes dejar de usar este aceite. Te impulsará y dará homogeneidad a tu bronceado durante todo el año, si tomas baños de sol. Manteniendo la piel nutrida y tersa. 

Existen diferentes marcas que lo comercializan, elige siempre que sea de primera presión en frío y si puede ser, que lleve certificación ecológica; aunque la mayoría no lo lleve por sus costes, aunque suelen ser ecológicos o biológicos.