Los bosques del mundo tienen serios problemas, según el testimonio de los investigadores de IIASA (International Institute for Applied Systems Analysis). Por eso, están explorando enfoques para proteger el medio ambiente y garantizar la gestión sostenible de este importante recurso.

El cambio climático y sus consecuencias, ya se aprecian en los bosques

El cambio climático representa una amenaza importante para los bosques del mundo. El aumento de los climas extremos, como las largas y severas olas de calor y el estrés hídrico debido a la falta o la distribución desigual de la lluvia, está provocando una disminución en la capacidad de recuperación de los ecosistemas forestales, y algunas veces causa oleadas explosivas de perturbaciones naturales, como incendios y plagas.

El verano pasado sufrimos olas de calor extremo en todo el hemisferio norte. La conjunción de aire seco y vegetación produjo una cantidad inusualmente grande de incendios forestales en muchos países. En Grecia, decenas de personas murieron en los peores incendios forestales en una década, mientras que en Suecia los incendios forestales llegaron hasta el Círculo Polar Ártico, y en los Estados Unidos se quemaron enormes cantidades de tierra, especialmente en el oeste del país; o incluso en Portugal se volvió a repetir la misma tónica de otros años, aunque con menos daños. La mayoría de estos incendios fueron incendios forestales.

Grandes incendios del 2018

En todo el planeta han ardido una cantidad exorbitante de bosques en los grandes incendios del 2018.

Si bien no hay un solo factor responsable de los mega incendios, las temperaturas medias más cálidas y el clima más extremo relacionado con el cambio climático prolongan las temporadas de incendios y conducen a una expansión de las áreas propensas a incendios. Esto a su vez causa incendios más frecuentes, extensos y severos. La investigación de IIASA muestra que debido al cambio climático, las áreas quemadas en Europa y Eurasia boreal podrían triplicarse para 2090 en comparación con su valor medio entre 2000 y 2008 si no se toman medidas.

En áreas densamente pobladas, el 90% de los incendios iniciados debido a la actividad humana se extingue casi “inmediatamente”, porque existe una buena infraestructura. Sin embargo, en áreas remotas, donde la capacidad para controlar los brotes de incendios es baja, los incendios provocados por los seres humanos pueden provocar desastres devastadores. En áreas distantes sin actividad humana, los incendios se encienden con un rayo y pueden arder durante semanas o incluso meses.

Grandes incendios del 2018

Es inexcusable que nuestros bienes que más beneficios nos aportan, no tengan la protección que requieren.

Una vez que comienza un incendio, su tamaño y su duración dependen de muchos factores, por ejemplo, si el viento favorece la propagación de las llamas, la cantidad de vegetación seca disponible como combustible y los recursos disponibles para extinguirla. Todos estos factores se incluyen en el Modelo de Adaptación y Impactos del Clima de Incendios Forestales (FLAM) desarrollado en el Programa de Gestión y Servicios de Ecosistemas de IIASA.

Los grandes incendios del 2018 también son consecuencia del calentamiento global

Recientemente, los investigadores aplicaron su modelo a Indonesia, que se ve extremadamente afectado por incendios forestales prolongados y severos, en parte debido a la práctica común de usar el fuego para limpiar la tierra. El modelo fue capaz de capturar áreas quemadas muy bien, especialmente para incendios grandes. “Encontrar las áreas que son particularmente propensas a los incendios forestales ayudará a los formuladores de políticas a implementar estrategias para la prevención de incendios y proporciona información importante para construir una infraestructura de respuesta a incendios barata y eficiente”, explica el investigador de IIASA, Andrey Krasovskii.

El debate público a menudo se centra en la reducción de las emisiones de carbono de la quema de combustibles fósiles, pero de hecho, las emisiones de Indonesia debidas a la quema de bosques en grandes áreas de turba son comparables a las emisiones anuales de CO2 de combustibles fósiles de países como Japón e India. Esto muestra cuán importantes son los bosques para nuestro clima, y ​​que los grandes incendios pueden convertirlos fácilmente de los sumideros de CO2 a los emisores.

Las amenazas que enfrentan los bosques debido al cambio climático van más allá de los incendios forestales. El calentamiento climático es más extremo en el cinturón boreal circumpolar: las regiones más septentrionales de Alaska, Canadá, Rusia y Escandinavia. Estas áreas albergan los bosques boreales, que constituyen el ecosistema más grande del mundo, aparte de los océanos, y comprenden un tercio de todos los bosques del mundo. Consisten principalmente en especies de coníferas, estos bosques están moldeados por su adaptación a un clima frío y dependen de él de manera crucial, lo que los hace particularmente vulnerables al cambio climático.

Grandes incendios del 2018

Los bosques boreales constituyen el ecosistema más grande del mundo y nuestro “pulmón”.

Los investigadores de IIASA han estudiado intensivamente los bosques boreales durante las últimas tres décadas. En septiembre, el instituto, en colaboración con la Asociación Internacional de Investigación de Bosques Boreales, el Experimento Paneurasiático y la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal, organizó una conferencia llamada “¿Bosques frescos en riesgo?” Encontrando soluciones sostenibles para preservar este importante ecosistema.

“Esperamos que el conocimiento que generemos con nuestra investigación, la diversidad de temas y la profundidad de las discusiones en la conferencia ayuden a los países con bosques fríos a hacer la transición a una gestión forestal sostenible adaptable y resistente al riesgo”, dice el presidente de la conferencia e investigador de IIASA, Florian Kraxner .

Sin embargo, la gestión forestal sostenible no solo incluye la protección de los bosques contra los efectos del cambio climático, sino también la regulación de la deforestación, que es la más obvia.