Faltan pocos días para que se conmemore el Día Mundial del Suelo 2018, en este año el lema elegido es “Sé la solución a la contaminación del suelo”, según la FAO. Muchas zonas del planeta tienen sus suelos contaminados, por lo que los alimentos que se nutren de esa tierra, por desgracia, llevan en su ADN esos productos químicos que los hace ser potencialmente peligrosos para la salud.

Causas de la contaminación del suelo

Esa contaminación de la tierra puede ser por diferentes causas: vertidos industriales, expansión urbana, guerras, agricultura intensiva o el uso como vertedero de todo tipo de productos que necesitan un correcto tratamiento para que no perjudiquen al medio ambiente, entre otros factores.

El principal problema al que nos enfrentamos cuando esos suelos llevan tanto tiempo contaminados es la acumulación de contaminantes, que producen una acidificación del suelo, una cuestión invisible que afecta de forma global a todo el mundo.

 Día Mundial del Suelo 2018

La tierra necesita de nuestros cuidados para poder dar vida, no para quitarla.

Tipos de contaminación del suelo

La contaminación del suelo se produce cuando la concentración de un producto químico o de una sustancia es más alta de lo que ocurriría naturalmente, pero no está causando necesariamente daño. Pero puede ocurrir que esa contaminación del suelo, por otro lado, tenga la presencia de un producto químico o sustancia fuera de lugar y/o con una concentración más alta de lo normal, pudiendo dar lugar a efectos adversos sobre cualquier organismo vivo.

La dificultad suele residir en denominar las concentraciones “normales” y el tipo de contaminación, diferenciando por ejemplo el punto de fuente de contaminación por actividades antropogénicas (derrames, minería, aguas residuales, hidrocarburos aromáticos, metales tóxicos o agroquímicos, por ejemplo).

Este tipo de contaminación es muy habitual en las zonas urbanas, China es uno de los más estudiados con sus más de 5000 tierras que se habían dedicado a la industria y que ahora se han dedicado a construcciones, pero que nadie se ha comprometido a descontaminarlas con lo que ello conlleva (Yang et al., 2014).

 Día Mundial del Suelo 2018

5 de diciembre, Día Mundial del Suelo 2018, y su lema.

También se puede identificar la polución difusa del suelo, en la que la contaminación se halla extendida por zonas amplias y no tiene una sola fuente de contaminación, además de ser difícil su identificación. Suele ocurrir que la emisión, transformación y dilución de contaminantes en otros medios ocurrió antes de su transferencia al suelo. 

La contaminación difusa implica el transporte de contaminantes a través de los sistemas aire-suelo-agua. Se trata de análisis complejos que involucran por lo tanto, estos tres elementos siendo necesarios para evaluar adecuadamente este tipo de contaminación.

Los ejemplos de contaminación difusa son numerosos y pueden incluir fuentes de energía nuclear, actividades con armas, desechos incontrolados y contaminados, uso agrícola de pesticidas y fertilizantes con metales pesados persistentes, aplicación de los lodos de las depuradoras a las tierras, contaminantes orgánicos, exceso de nutrientes y agroquímicos que se transportan por la escorrentía superficial, eventos de inundación, transporte y deposición atmosférica y/o erosión del suelo.

Día Mundial del Suelo 2018

Infografía sobre las funciones del suelo.

Se ha demostrado de manera amplia que las capas superiores del suelo están enriquecidas con muchos metales y otros elementos, que están vinculados a la deposición atmosférica de naturales y fuentes antropogénicas (Blaser et al., 2000; Steinnes et al., 1997; Steinnes, Berg and Uggerud, 2011).

La contaminación difusa tiene un impacto significativo en los ecosistemas y la salud humana, aunque su gravedad y alcance no son totalmente conocidos, porque sus consecuencias suelen ser a largo plazo; aunque existen bastantes estudios científicos ya realizados que ponen en evidencia su toxicidad.

Día Mundial del Suelo 2018

Situación actual de nuestros suelos plasmada en una infografía.

Consejos para ayudar a no contaminar más el suelo:

  • Adquiriendo alimentos ecológicos y de proximidad.
  • Evitando echar productos a los vertederos y a la tierra, sobre todo si son tóxicos.
  • Deshaciéndote de los objetos que ya no necesites de forma sostenible: siempre se pueden donar o llevarlos a un punto limpio para su reciclaje.
  • Eligiendo empresas en tu compra diaria que se preocupen del medio ambiente, y de las condiciones en las que fabrican sus artículos.
  • Evitando usar el coche y transportes contaminantes siempre que puedas, la contaminación atmosférica, termina depositándose en la tierra gracias a la lluvia.
  • Dejando de adquirir productos con envoltorios de plástico.
  • Tratando a los ríos como “arterias” de la vida en la Tierra: protégelos, no los ensucies. De ellos depende gran parte de nuestra alimentación.