Debido al aumento de material electrónico en desuso, se abre un nuevo mercado de posibilidades que están aprovechando multitud de empresas.

La venta de material electrónico de segunda mando está en auge

Con la tecnología avanzando a un ritmo vertiginoso, muchos dispositivos y equipos electrónicos se están quedando obsoletos antes de lo esperado. Debido a esto, la cantidad de desechos electrónicos que se genera también aumenta más rápido, representando uno de los mayores causantes de contaminación en el planeta.

Según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio AmbienteWaste Crime – Waste Risk“, se espera que se generen 50 millones de toneladas de desechos electrónicos en 2017. Esto representa un aumento del 20% desde 2015.

La tasa de reciclaje en la mayoría de los países es muy baja, según los informes de la EPA por ejemplo en EE.UU., solo alcanzaron el 29 por ciento.

Para combatir el rápido aumento de los desechos electrónicos, empresas minoristas de reciclaje electrónico online han encontrado una forma de capturar parte de este equipo antes de que llegue al vertedero y obtener ganancias al mismo tiempo.

La venta de material electrónico de segunda mando está en auge

Por ejemplo Revive IT, con sede en Phoenix, se dio cuenta que la calidad de los materiales de los equipos electrónicos que se desechan son lo suficiente buenos para volverlos a vender en el canal de segunda mano.

A pesar de ser una empresa pequeña, gracias a portales de venta online, descubrió que el mercado de piezas de electrónica de segunda mando a nivel global estaba a su alcance.

El proceso es muy sencillo, las corporaciones donan sus equipos de tecnología usada en lugar de deshacerse de ellos, y empresas de reciclaje electrónico como ReviveIT se aprovechan de ello y ponen en eBay, las piezas que pueden tener un nuevo uso.

Los materiales electrónicos más demandados como CPU, RAM y discos duros para recuperarlos de los viejos ordenadores, incluso los reconstruyen ordenadores nuevos.

Después de un proceso de calidad, en el cual se limpian y comprueban minuciosamente el funcionamiento, garantizando el borrado de los datos antiguos en el caso de los discos duros, posteriormente se venden en canales de distribución de materiales de segunda mano.