Las precipitaciones extremas han provocado graves impactos socioeconómicos en muchos países en las últimas semanas.

Las lluvias torrenciales han aumentado debido al Cambio Climático

¡Prepárate para la lluvia! El cambio climático ya está provocando un aumento de los extremos de las lluvias y nevadas en la mayor parte del globo. Y esta tendencia continuará mientras el mundo se calienta, según varios estudios publicados en la revista Nature Climate Change.

Las lluvias torrenciales y otros fenómenos climáticos extremos pueden provocar inundaciones y el deterioro de la calidad del agua, e incluso en algunas zonas una progresiva disminución de los recursos hídricos.

Efectos devastadores de las lluvias torrenciales:

Os muestro algunos de los efectos devastadores del Calentamiento Global a lo largo del globo:

Asia

Como resultado de las torrenciales lluvias monzónicas, casi 41 millones de personas han sido afectadas por inundaciones y deslizamientos de tierra en Bangladesh, India y Nepal. Más de 1.200 personas han muerto. Decenas de miles de casas, así como escuelas y hospitales, han sido destruidos dejando a las personas desplazadas, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.

En la India, al 24 de agosto, 32,1 millones de personas se vieron afectadas por inundaciones en Assam, Bihar, Uttar Pradesh y Bengala Occidental. Se sabe que más de 600 personas han muerto. El Departamento Meteorológico de la India emitió un aviso el 29 de agosto advirtiendo de fuertes lluvias durante los próximos tres días en partes de 12 estados que ya estaban afectados por las inundaciones. La ciudad más poblada de la India Mumbai fue paralizada por las inundaciones del 29 al 31 de agosto.

El ciclón tropical Hato trajo fuertes vientos y lluvias a Hong Kong y Macau el 23 de agosto, China, causando devastación en Macao en particular. La Administración Meteorológica de China, el 1 de septiembre, emitió una advertencia sobre el octavo tifón de la temporada que se espera que llegue a tierra firme en la costa de Guandong.

África

La precipitación estacional total es superior a la media en la mayor parte de la región saheliana y en el oeste de África. Las lluvias torrenciales a finales de agosto hicieron que los ríos ya crecidos rompieran sus riberas en varios países, entre ellos Nigeria y Níger. Decenas de víctimas fueron reportadas en las peores inundaciones desde 2012.

Sierra Leona presenció deslizamientos de tierra desastrosos cerca de la capital Freetown. Esto siguió una precipitación acumulada del 1 de agosto al 14 de agosto de 2017 (1459.2mm) fue más del 300 por ciento de lo normal (la precipitación normal para el mes de agosto es de 791mm).

Se cree que al menos 150 personas murieron en un deslizamiento de tierra en un pueblo pesquero en la provincia de Ituri, República Democrática del Congo, los días 15 y 16 de agosto.

En el centro y oeste de Sudán se registró una lluvia inferior al 75% del promedio a largo plazo; en gran parte de Eritrea, Djibouti, el noreste de Etiopía, Rwanda y Burundi; y en partes del noroeste de Somalia, el suroeste de Uganda, el centro y el este de Kenia y en el este de Tanzania.

Norteamérica

Este año ha sido uno de los más calurosos registrados en los Estados Unidos, con el ranking de temperaturas enero-julio como el segundo más alto desde que comenzaron los registros en 1895. También ha sido un año más húmedo que el promedio (incluso antes del huracán Harvey) , con el total de precipitaciones para los primeros siete meses del año clasificándose como el séptimo mojado en el récord de 123 años, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos.

Las temperaturas y la precipitación han estado por encima de la media. El “Climate Extremes Index” lo clasificó como el tercer año más alto registrado. Ha habido desastres meteorológicos de nueve mil millones de dólares antes del huracán Harvey, que rompió la racha de un huracán que no llegó a los Estados Unidos.

Las precipitaciones sin precedentes del Huracán Harvey causaron inundaciones catastróficas en el sureste de Texas y el sureste de Louisiana, dejando decenas de bajas, desplazando a miles y causando una enorme impacto económico en la zona.

Grandes partes del sureste de Texas vieron más de 30-35 pulgadas (762-889 mm) con cantidades aisladas de hasta 42 pulgadas (1067 mm) de lluvia desde el 24 de agosto. Cedar Bayou en Texas recibió 51.88 pulgadas de lluvia (1300 mm), según el Centro Nacional de Predicción Meteorológica de los Estados Unidos.

Equipo de expertos de la OMM sobre los efectos del clima sobre los ciclones tropicales declararon los posibles vínculos entre el huracán Harvey y el cambio climático antropogénico.

Sudamerica

En Sudamérica, las lluvias torrenciales experimentadas en los últimos meses fueron sustituidas por episodios de sequía en varios países durante agosto. Además, las lluvias de invierno han ayudado a aliviar las condiciones de sequía en las zonas septentrionales de América del Sur. Sin embargo, según las previsiones, hay preocupaciones de que un patrón más seco volverá a estas áreas durante la primavera, lo que generará preocupaciones sobre las condiciones de sequía más adelante en la temporada. Esto incluye las varias zonas de Colombia, Venezuela, Guyana, Suriname, Guayana Francesa y el norte de Brasil.

En Bolivia, el departamento de Tarija en el sur del país se vio afectado por la sequía en agosto. El bosque de Sama sufrió severos incendios causando la muerte y daños materiales, mientras que los departamentos bolivianos de Chuquisaca y Santa Cruz sufrieron pérdidas de ganado debido a la sequía.

Las previsiones informan que la sequedad no sólo conducirá al riesgo de sequía severa en otras áreas de América del Sur, sino también una mayor amenaza de incendios forestales. 

Europa

Partes de Italia y del sur de Francia sufrieron una grave sequía, y la situación en Córcega alcanzó niveles cercanos a los déficits record de precipitación. El déficit de precipitaciones contribuyó a graves incendios forestales en el sur de Francia a finales de julio. También en Portugal en junio hubo devastadores incendios forestales, arrasando 141.000 hectáreas de bosque y con decenas de muertos.