Se estima que el año pasado el consumo mundial de caucho fue unas 29,1 toneladas, de las cuales 12,3 eran de origen natural. Esta resina, conocida y utilizada desde hace cientos de años en el centro y el sur del continente americano, tiene infinidad de usos y aplicaciones; desde la fabricación de neumáticos, impermeables, materiales aislantes, gomas de borrar hasta, incluso, algunos tipos de anticonceptivos.

Se podría pensar que al contrario que el caucho sintético, que sabemos que tiene impactos ambientales en su fabricación y tratamiento al fin de su vida útil, el consumo de caucho natural es inocuo para el medio ambiente. Pues nada más lejos de la realidad y este cangrejo te explica por qué.

De los indígenas americanos a las multinacionales

Lo primero de todo es saber de dónde procede esta sustancia. Se obtiene del látex, o savia, que se extrae de algunas plantas, principalmente del árbol del caucho, siringa o, como le llaman los científicos, Hevea brasiliensis. Algunos indígenas lo llamaban cautchouc o el árbol que llora y conocían las propiedades de su savia utilizándola para la fabricación de diversos objetos, entre ellos pelotas para sus juegos o telas impermeables.

Cuando los portugueses y españoles llegaron a América tras el Descubrimiento (de descubrimiento nada, los nativos americanos ya sabían de sobra que su hogar existía aunque nadie lo hubiese puesto en un mapa) quedaron fascinados con las propiedades del caucho e importaron a Europa este material.

El caucho se obtiene de la extracción de la savia del Hevea brasiliensis. Imagen: Irvin calicut

El caucho se obtiene de la extracción de la savia del Hevea brasiliensis.
Imagen: Irvin calicut

Pero no es hasta la invención de los neumáticos por J. Dunlop en 1887 que la explotación del árbol del caucho se hace más intensiva provocando:

  • Incremento masivo de monocultivos de Hevea brasiliensis. Favoreciendo la perdida de biodiversidad, especialmente a causa de la perdida de bosque tropical que se elimina para la instauración de los cultivos.
  • Introducción de la especie en otros lugares (al igual que sucedió con el café). Tan solo dos años antes de la aparición de los neumáticos, los ingleses consiguieron llevar semillas del árbol de caucho a sus colonia en Malasia, Liberia y Congo.
  • Favorece la explotación y el trafico de personas. Tras el boom de los neumáticos, fueron muchas las explotaciones que recurrieron al uso de indígenas como esclavos tanto para trabajar en las plantaciones como para explotación sexual.
  • Problemas ambientales causados por la mala la gestión y reciclaje de desechos y restos, especialmente aquellos que han pasado por el proceso de vulcanizado como los neumáticos.

La llegada del caucho sintético

Ante el encarecimiento del caucho y la difícil accesibilidad al recurso, a pesar de haber intentado obtenerlo de otras plantas, es durante la I Guerra Mundial cuando Alemania desarrolla por primera vez este material en laboratorio. Años más tarde, al final de la II Guerra Mundial (1945), el consumo del sintético supera al natural (¿Qué pasará si llega a haber una III Guerra Mundial, solo habrá caucho sintético?).

El uso de neumáticos genera miles de toneladas de residuos al año. Es por ello que el reciclaje y tratamiento de este caucho es tan importante. Imagen: jackmac34

El uso de neumáticos genera miles de toneladas de residuos al año. Es por ello que el reciclaje y tratamiento de este caucho es tan importante.
Imagen: jackmac34

Como humano inteligente que eres podrías pensar que con la llegada del caucho sintético se acabaron los problemas de las plantaciones, pero no es así. Se siguen talando selvas y explotando seres humanos para su producción. Y ahora, además, al problema se le añade todo lo relacionado con su producción industrial a gran escala y su posterior tratamiento como residuo.

La única solución a este cúmulo de desgracias, todas ellas de origen humano, es el consumo responsable de este material y su conveniente reutilización y reciclado. Además, el uso de plantaciones sostenibles para su obtención contribuiría notablemente a evitar talar más selvas y dar un trato justo a los trabajadores de las explotaciones. ¿Será esto posible algún día?