En el verano, debido a la proliferación de especies animales y a que normalmente solemos disfrutar más del medio natural, es habitual que a muchos de nosotros nos piquen determinado ejemplares muy comunes en nuestro lugar de vacaciones. Aquí tienes algunos consejos útiles para que ese momento no se convierta en una pesadilla.

Remedios naturales para picaduras

Lo primero que debes de hacer es lavar la zona con agua y jabón, después poner hielo en la zona para que no se extienda al resto del organismo o tarde más, esa vasoconstricción es muy beneficiosa. Si ya has hecho estos pasos, usa manzanilla, aloe vera, vinagre de manzana, sal, caléndula, aceite del árbol del té, miel o ajo, según el aspecto que vaya teniendo se puede aplicar uno u otro, para calmar o desinfectar.

IMPORTANTE: Ante determinadas situaciones que se puedan presentar de alergia, es imprescindible acudir de urgencias a un centro médico en donde puedan atender a la persona afectada. Nunca se sabe que reacción va a tener el organismo de una persona.

Picaduras de mosquitos

Lo mejor para que no tengan ocasión de picar, es mantener las ventanas cerradas en sitios húmedos, donde hay una gran concentración de estos animales, disponer por toda la casa de cuencos con vinagre o hierbas que les repelen como la albahaca o el eucalipto, también el ajo, la cebolla o el clavo, no son platos de su gusto.

Los mosquitos (mosquitas en este caso, solo pican las hembras) van a personas con elevada temperatura corporal (embarazadas, obesas, etc.) o que hayan sudado de manera excesiva. Los perfumes dulzones no son una buena elección, les atraen. Otro truco es rociarse con limón, refresca y huele fenomenal. Aunque muchas veces para determinados mosquitos, ningún truco funciona, el Mosquito tigre es difícil de alejar. El aceite de citronella es bastante eficaz para mantenerlos a raya.

Hogna_radiata_(AF)-top_01

Picaduras (mordeduras) de arañas

Las arañas pueden aparecer en cualquier parte, y suelen estar ya dentro de las casas. Solo muerden cuando se sienten agredidas, no les gusta la presencia humana. Su mordedura suele distinguirse porque deja dos pequeños puntos rojos. Puede ser que alguna se haya colado dentro de las sábanas de la cama o ande por el sofá tan tranquilamente, en nuestro armario o en la toalla del baño (yo me encontré una Hogna radiata en ella, no me picó y no la maté; la solté de nuevo). Buscan lugares oscuros, pero claro se desplazan. Sería importante saber que tipo de araña es, para el remedio a aplicar. En España hay cinco especies realmente venenosas, que son las que pueden causar algún que otro susto: Loxosceles rufescens  o Araña del violín, Cheiracanthium punctorium, Lycosa tarentula y Hogna radiata (Arañas lobo); y finalmente, Tegenaria agrestis. Muchas de ellas son fáciles de encontrar en nuestros pueblos y campos, pero ello no significa que sea fácil que te muerdan. Lo normal es que sean las arañas “caseras” las que causen algún problemilla, que en principio no revisten mayor peligro.

Picaduras de escorpiones

Al igual que ocurre con las arañas, estos animales huyen del Hombre y se refugian debajo de piedras, troncos o en oquedades donde exista oscuridad. Son muy corrientes en España, y suelen estar en lugares secos. El Escorpión amarillo o Alacrán es el más peligroso de todos. Su picadura puede ser seria, sino es atendida correctamente. Siempre se debe de acudir a un centro médico, sobre todo si se trata de un niño, un anciano o una persona con otra enfermedad de base.

Picaduras de abejas, avispas y abejorros

Son muy usuales en las piscinas y en el campo. Las abejas suelen estar concentradas en su trabajo, y es más difícil que piquen, a no ser que se las provoque. Nunca se sabe lo que para ellas es provocación, puede dar la casualidad de que pases con la bicicleta y te persiga todo un enjambre que estaba trabajando.  Otra situación más que normal que puede suceder es que pises su hogar colocado en una piedra, como a mí me ocurrió con un nido de avispas en un río, y te piquen varias a la vez. ¡Había aplastado sin darme cuenta su casa! Las avispas son muy agresivas y persistentes. Los abejorros no suelen picar, a no ser que se piensen que están amenazados. Las “abejorras” hembras son las que tienen aguijón, los machos no. Al igual que ocurre con la abejas, dejan el aguijón y parte de su cuerpo en la picadura, por lo tanto mueren. Lo mejor es retirarlo con unas pinzas.

carabela portuguesa

Picadura de medusa

Aunque se le conoce como picadura, no es tal. Solamente el roce con su cuerpo urticante en determinadas zonas  del organismo humano y a determinados sujetos puede causar una reacción dolorosa e inflamatoria. También depende del tipo de medusa, no es lo mismo una Medusa común que una Carabela portuguesa, su tamaño es diferente y la cantidad de veneno de sus brazos. A algunas personas no les causa ninguna manifestación. Lo mejor es lavar la zona con agua de mar, en el momento, y quitar algún tentáculo que se haya podido quedar (con las manos, ¡no!), poner hielo y tapar la zona con venda. También he tenido la mala experiencia de que una Aguamala se cruzase en mi recorrido marino, y terminase enredándose en mi brazo. No se lo recomiendo a nadie, aunque tengo la suerte de que no me produjo una reacción demasiada severa.