La empresa mallorquina Nat se dedica a importar madera de teca indonesia recuperada para convertirla en muebles. Procede de antiguas vigas en desuso que conservan todas las propiedades de la madera, y que luego son tratadas en fábrica para devolverle todo su esplendor, contribuyendo así, en la medida de sus posibilidades, a frenar la deforestación. De ella aprecian su resistencia y durabilidad, la belleza natural de sus vetas, la calidez de sus tonos, su cuerpo sólido…

 

Nat no diseña ni produce para las masas. Los muebles son su pasión, y por ello ponen toda su creatividad y todo su conocimiento, en la gestación que cada pieza requiere.

 

 

También han diseñado proyectos integrales de interiorismo para viviendas o establecimientos hoteleros, como es el caso de esta última imagen de Cala Pi en la costa sureste de Mallorca.

 

 

Muebles de líneas sencillas, prácticos, resistentes, ecológicos y bonitos, ¿alguien se puede resistir a tener una decoración así?. Perfectos.