Ernst & Young ha publicado un informe titulado «Carbon Market Readiness» que analiza las implicaciones de los programas nacionales de carbono en la contabilidad, presentación de informes y consideraciones de carácter fiscal en EE.UU. El informe está enfocado a EE.UU pero puede ser aplicable a todo el mundo.

Un punto a destacar es que, si bien no existe una legislación nacional en los EE.UU, el informe muestra los programas de emisiones (aunque a menudo voluntarios) que se están llevando a cabo.

De todos modos, el informe concluye que los legisladores de EE.UU. se centren en la gestión de las emisiones de efecto invernadero (GHG) y los a los requisitos obligatorios de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU) que entró en vigor el 1 de enero de 2010 y su aplicación en la legislación a partir de ahora.

«Para mantenerse a la vanguardia”, las empresas deben asegurarse de que han integrado plenamente las consideraciones sobre la reducción de las emisiones de carbono en su estrategia de negocio. Esto incluye sus operaciones de gestión de riesgo, contabilidad y planificación de impuestos «. Y va más allá: «También es importante incorporar los planes de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG) en el plan de negocios global y su divulgación en la información financiera».

El informe señala que estos cambios deben examinarse no sólo como un coste, sino también como un beneficio potencial. Los Proyectos de reducción de carbono pueden generar un rendimiento positivo de la inversión y los nuevos productos o líneas de servicio pueden generar nuevas fuentes de ingresos, por ejemplo en la captura, almacenamiento y venta de emisiones de sí mismos y/o créditos de comercio de emisiones.

Las compañías se ven en la necesidad de incorporar procesos, controles, monitorización, y diseño de informes para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG).

Ernst & Young está claramente dispuesto a trabajar con sus clientes a tomar las medidas oportunas, pero en términos de «hacer sencilla» la contabilidad del carbono mucho más, probablemente la mayoría, se hará a través de soluciones de Internet.

Las aplicaciones de administración y gestión de emisiones de carbono (CEMS) (Carbon Emissions Management Software) puede ser muy sofisticados aunque modelos de software as a service (SaaS) en Cloud Computing ofrecen una flexibilidad significativa, así como, en la mayoría de los casos, un ahorro de costes. Sin embargo, la legislación, la contabilidad y otros temas, será cada vez más complejos, en particular para las empresas internacionales – terreno fértil para los gestores y asesores fiscales.

Fuente: www.thegreenitreview.com