En un mundo en el que la conexión con la naturaleza y la herencia ancestral se desvanecen en la vorágine del progreso, las y los estudiantes del énfasis en Periodismo Digital, del pregrado en Comunicación Social de la Universidad EAFIT, le dieron voces a seis mujeres que ejercen sus oficios a partir de su conexión con la tierra.

La Tierra nos llama a ser guardianes, a tejer con amor y respeto por la vida que fluye en sus aguas y se renueva en sus bosques. Está en nuestras manos, y el monte nos espera con los brazos abiertos.

En este proyecto transmedia, que puede consultarse en https://bitacora.eafit.edu.co/guardianas. Artesanas, yerbateras, cocineras, jardineras, parteras y campesinas se hacen protagonistas de un recorrido por el cauce de la quebrada La Volcana, una de las fuentes hídricas más importantes de la comuna de El Poblado (14) y que en su última etapa, antes de desembocar en el río Medellín, atraviesa de oriente a occidente el campus de EAFIT.

Guardianas

Guardianas, herederas del monte.

En esta iniciativa -en la que se mezclan múltiples formatos periodísticos y se desarrollaron activaciones presenciales en diversos lugares de EAFIT- se conmemoran aquellas ocupaciones que, desde una relación horizontal con la naturaleza, exponen una conexión profunda con la tierra mientras desafían las estructuras patriarcales y modernas que, a menudo, han subestimado y marginado su aporte.

Conociendo a las Guardianas

En una serie de contenidos escritos y audiovisuales, estas mujeres relatan sus historias personales, cómo honran a la naturaleza y cuáles creen que son las formas correctas para relacionarse con ella y preservarla. 

Patricia Vásquez: artesana del corregimiento de San Antonio de Prado (Medellín) que conecta con las piedras para transmitir a través del arte todos sus dones. Transforma estos elementos, desde su estado más salvaje, en piezas cargadas de significado que acompañan a sus portadores hasta que cumplen su tiempo en este mundo.

Patricia

Nancy y Aracelly Chaverra: yerbateras que, con su sabiduría herbal, alivian dolencias, preservan la salud y cargan de buenos designios a quienes acuden a ellas en la tradicional Placita de Flórez ubicada en el Centro de Medellín.

Nancy y Aracelly

Patricia Grajales: cocinera que, con una sonrisa cálida y un delantal manchado de colores, lleva años transmitiendo a partir de su cocina -en el corregimiento de Santa Elena (Medellín)- los conocimientos milenarios y los sentimientos de las mujeres en su familia. Además de transformar los dones de la naturaleza en magia que se percibe en cada bocado.

Patricia

Juanita Shakti: bruja (como ella se autodefine) que, desde que encontró en la partería su vocación, se ha dedicado a servir a las mujeres en sus procesos de transformación. Ha sido una guía amorosa, desde la herencia ancestral, que intercede por el despertar de la tierra, la sanación de los úteros y la canalización de la esencia de la vida.

Juanita

Mónica Montoya: semillera que, a partir del cuidado de la tierra, impulsa la cultura del maíz criollo, nativo y la diversificación de alimentos como una de las soluciones para fomentar la soberanía alimentaria.

Mónica

Laura Posada: jardinera que transforma espacios en los que florecen jardines y bosques, y en los que cultiva la belleza y la armonía.

Laura

Mujeres comprometidas con la tierra

“Conocer las historias de estas mujeres que, desde la ancestralidad guían sus oficios, ha sido todo un camino para desapegarse de los prejuicios. También para comprender nuevas maneras de convivir y dialogar de una manera amable con nuestro entorno”, cuenta María Alejandra Ramírez, estudiante del pregrado en Comunicación Social de EAFIT y directora del proyecto.

“Guardianas” es una invitación abierta a todas las comunidades a unirse a estas maestras en este viaje de reconexión y preservación de las raíces. Es una propuesta periodística que busca fortalecer la red de mujeres comprometidas con la sostenibilidad a través de un despertar de conciencia ambiental.

En un mundo en el que, a menudo, se ignora la sabiduría tradicional, este proyecto recuerda que la tierra misma lleva la impronta de la feminidad en cada rincón. Reconocer y celebrar la conexión ancestral de estas mujeres con la tierra es un acto de justicia y resistencia feminista.

El proyecto tiene relación con el Plan Maestro de la Universidad EAFIT y aporta a la recuperación de memoria de la quebrada La Volcana, una de las cerca de 4200 quebradas que tiene la ciudad y uno de los 56 afluentes del río Medellín.

Los secretos de las  Guardianas te están esperando. Guárdalos como un tesoro, ellos no te defraudarán.

Esta historia se acaba, pero no descansaré hasta recuperar mi naturaleza. Mientras tanto, me aliaré con mis guardianas para lograr este objetivo. Gracias por aceptar mis secretos, nos vemos en el camino del monte, de la quebrada, del cauce, del camino, del sendero.