Uno de los espacios de nuestro hogar más utilizado y más apreciado es el baño. Lugar de recogimiento, de intimidad y de conexión con nuestro cuerpo, ha adquirido en los últimos años una nueva estética, acercándose a la naturaleza.

El placer de bañase o ducharse en la naturaleza

Esta nueva tendencia apunta a que cada vez queremos estar cerca del medio natural, y para ello nos rodeamos de materiales y objetos que lo representan. Ya que uno de los mayores gozos es poderse bañar o ducharse al aire libre.

Transparencia y materiales nobles ayudan a crear un clima de relajación.

Por eso, dentro de nuestras casas intentamos llevar a cabo este acto dentro de nuestras posibilidades. Imitando lugares que podrían encontrarse en el exterior. Rodeados de vegetación y de piedra, realizamos el ritual de limpieza de nuestro organismo con la intención de renovarnos y sanarnos, porque el agua cura nuestras heridas interiores y sirve de remedio para numerosas dolencias del cuerpo físico.

Hay muchas razones para evitar los materiales sintéticos en los baños, sobre todo si en nuestra higiene corporal se crea un ambiente con una elevada temperatura. Ya conocemos que muchos elementos que incorporamos en nuestras casas son perjudiciales para la salud, pero sobre todo en lugares pequeños y calurosos.

Elementos naturales y biodegradables

De ahí la importancia de elegir con mucho cuidado los objetos con que queremos rodearnos en nuestro baño. Es de suma importancia respetar el medio ambiente, por eso procuremos decantarnos por aquellos biodegradables que respetan el entorno. Mejor si están fabricados en el propio país.

Siempre es mejor realizar una mayor inversión en un principio para obtener el resultado que deseamos, porque siempre sale más caro reformar por partes, porque siempre hay que trastocar algo que ya está colocado.

En espacios próximos a la montaña, la mejor solución es unirse a ella.

Hay multitud de elementos que podemos incorporar para que sea más agradable nuestra visita. Si tiene luz exterior, son imprescindibles las plantas que proporcionan una mayor oxigenación y una atmósfera natural. Elige aquellas que les guste un alto grado de humedad, evita cactus y plantas crasas o suculentas.

¿Qué tal si incorporamos un lavabo de piedra o madera? Serán los protagonistas de la estancia. Hay multitud de estilos para el lavabo rectos o con formas redondeadas, en cualquiera de sus dos versiones son perfectos. aunque personalmente me gustan los de aspecto tosco, piedra poco tallada o madera imperfecta. 

Lo mismo ocurre con la bañera, si quieres imprimir un aspecto totalmente distinto al baño, introduce una bañera de madera o de piedra. El cambio será inmediato. Quedan bien con todo tipo de estilos decorativos, así que no tendrás problema en combinar el resto de los elementos.

Bañeras de piedra: un lujo para los sentidos.

Si a esto le sumas apliques hechos con ramas de maderas para colocar las toallas (puedes hacerlos tú mismo) y piezas de piedra. El baño quedará sorprendente, original y precioso. La personalidad del dueño/a también se transmite con pequeños detalles, así que esmérate en cuidarlos. Cada baño es único si sabemos hacerlo diferente.

Si tienes espacio para colocar una ducha tipo cabina, puedes integrar una alcachofa para generar lluvia, rodea la zona de plantas. Si además, colocas en el suelo unos listones de madera y piedras naturales de río a los lados, te harán sentir que estás en medio de la selva, con tu cascada particular.

Duchas de lluvia al aire libre para reconectar con el medio ambiente dentro de casa.

El suelo y las paredes procura que sean de material cerámico, ahora se llevan mucho otro tipo de componentes artificiales que imitan la cerámica y la piedra, pero no son los más recomendables. Acercando un pequeño trocito de naturaleza a tu hogar, sentirás esa energía viva que transmite todo lo que se ha generado en ella. ¡Necesitamos un regreso a lo natural para aportarnos equilibrio!