Hablar o escribir del eucalipto en España no es tarea fácil en ningún sentido, ya que no siempre ha sido tratado como lo que es: un árbol que proporciona múltiples beneficios para el medio ambiente y como un recurso natural para el ser humano. Las voces que hablan en su contra siempre se centran en una visión negativa, pero como ocurre en esta vida no sabríamos de la existencia de la oscuridad si no existiese la luz; por eso hay que coger la información con “pinzas” y analizarla detenidamente.

eucalipto

El eucalipto es un árbol del que no se desaprovecha nada.

Origen y aparición del eucalipto en España

El eucalipto es un árbol cuyo origen se encuentra en el sureste de Australia y Tasmania, aunque está distribuido de forma abundante en el norte de España, sobre todo la especie Eucaliptus globulus, siendo la especie Eucaliptus camaldulensis la más meridional, ubicándose sobre todo en Andalucía occidental y Extremadura. Llegó a nuestro país a mediados del siglo XIX, pero las famosas repoblaciones o reforestaciones que se realizaron (de las que todo el mundo tiene una opinión, aún sin haberse documentado o investigado), fueron en un 80% de carácter privado.

Reforestaciones

De hecho, fueron reforestaciones subvencionadas. Los propietarios gallegos, por ejemplo, entre los años 1994 y 2006, se les dio a elegir el tipo de especie que querían plantar, pudiendo elegir árboles autóctonos, pero optaron el 48% por resinosas de crecimiento rápido como el Pinus pinaster y el Pinus radiata, el 16% por frondosas de crecimiento rápido como el álamo, el eucalipto y el roble; y el 18% por la mezcla de frondosas y crecimiento rápido.

eucalipto

Una adecuada gestión forestal de las plantaciones o cultivos de eucalipto repercuten de forma óptima en el medio ambiente.

Gestión Forestal Sostenible y beneficios socioeconómicos del eucalipto

Para que exista un equilibrio medioambiental, por lo que se debe velar es por una correcta gestión forestal sostenible que contenga los parámetros principales para su adecuado manejo: control de la extensión de los recursos forestales, control de las funciones productivas como recurso natural, control de las funciones protectoras del suelo y del agua, control de la biodiversidad, control de la patología forestal, y control de las funciones socioeconómicas; entre otros factores a tener en cuenta, para supervisar y garantizar un impacto positivo en el ecosistema.

Mucho más que un simple árbol

Lo que está claro es que hay que mirar al futuro pensando en el presente, y la realidad es que se necesita una especie de árbol de crecimiento rápido que abastezca la gran demanda de materias primas existente, y que cada parte de su morfología tenga un uso específico. En el caso del eucalipto además de servir tanto para producir la celulosa necesaria para fabricar papel o cartón, para la generación de energía renovable como biomasa; también se utiliza su madera de alta calidad para múltiples usos como la fabricación de muebles, ventanas, puertas o los célebres parquets de “roble de Tasmania”, que no es otro que el susodicho eucalipto. 

La corteza del eucalipto se utiliza también para obtener taninos que son útiles en la industria como adhesivo, frente a los químicos habituales; sus hojas para la obtención de aceites esenciales con carácter sanitario o para la elaboración de perfumes; y sus flores para la decoración, además de la producción apícola. En definitiva, del cultivo o plantación del eucalipto, como se quiera denominar, redundan muchos beneficios económicos que se traducen en una creación de empleos con un futuro más que prometedor.

eucalipto

El eucalipto es un importante recurso para la generación de energía renovable.

Biodiversidad y ejemplos referentes

Hay que subrayar que el eucalipto proporciona una biodiversidad específica como ocurre con algunos otros árboles, pero muy rica, y no compite con otros árboles nativos por el suelo, porque sus raíces son más superficiales, en cambio las de los árboles autóctonos son muy profundas. Y tampoco es cierto que no deje paso a otras especies nativas que se quieran reproducir, un ejemplo claro y documentado en el que se puede apreciar todo esto se encuentra en “Souto de A Retorta” en Chavín, perteneciente al Concejo de Viveiro en Lugo.

Y se hizo la luz en Viveiro…

Aquí existe un bosque desde los años 80 del siglo XIX de Eucaliptus globulus que se fue plantando para evitar la erosión del río Landro y drenar terrenos encharcados. El caso es que debajo de los altísimos y centenarios eucaliptos germinó un subpiso de bosque atlántico con castaños, robles, fresnos, alisos o avellanos; y otras especies de ambientes húmedos como el helecho real, los arces, el sauce y los abedules; entre otras especies.

Lo mejor de todo es, que este bosque ha sido nombrado Monumento Natural de Galicia en su conjunto, y a “El Abuelo”, uno de los árboles más altos de España, y seguramente el eucalipto más alto de España, el Árbol del Año en 2010 por la Fundación Biodiversidad y la organización Bosques Sin Fronteras.

Conclusión:

No se puede “demonizar” a un árbol que resulta tan útil para todos, porque si fuese así, ya teníamos que haber tomado medidas con otras especies que se han expandido de forma descomunal en nuestro país, porque también nos están sirviendo como recurso natural.