La primavera ya está aquí y, a pesar que el cambio de tiempo no es instantáneo (aunque muchos humanos así lo piensen), empiezan a verse paisajes característicos de la estación a lo largo del hemisferio norte. Para ir abriendo boca en lo que todo se llena de flores hoy te doy a conocer algunos paisajes primaverales del mundo.

Las praderas de montaña de los Alpes Suizos

Seguro que estás pensando que qué pinzas pintan los Alpes entre paisajes primaverales cuándo su principal atractivo es la nieve. Pues verás, las praderas de montaña se vuelven un espectáculo digno de admirar en el momento en que la nieve se retira y da paso a la gran variedad de plantas herbáceas, especialmente de flores de todo tipo y colorido como violetas, narcisos, campánulas, dientes de león, etc. A lo Sonrisas y lágrimas (o La novicia rebelde, si me lees desde Latinoamérica).

Las praderas de montaña de los Alpes Suizos

Queda demostrado que los Alpes no son sólo nieve. Imagen: claude05alleva

Namaqua, paisajes primaverales en África

El Namaqua o Namaqualand es un área desértica repartida entre Sudáfrica y Namibia. La mayor parte del año se trata de un paraje árido, pero tras las primeras lluvias de primavera (desde mediados de septiembre hasta mediados de diciembre, ya que es el hemisferio sur) se transforma. Multitud de especies endémicas forman un colorido tapiz sobre el suelo formando uno de los paisajes primaverales más desconocidos, pero no menos hermosos.

Namaqua, paisajes primaverales en África

Una gran variedad de margaritas, entre otras plantas, surgen con las lluvias de primavera. Imagen: Cruithne9

Las flores de sakura en el Castillo de Tsuruga

En Japón los cerezos en flor no son sólo una atracción turística, con ellos se celebra el principio de la primavera y la brevedad de la existencia (supongo que es bueno que los humanos os acordéis de vez en cuando que no sois eternos).

La familia y amigos se reúnen bajo los árboles floridos para hacer picnic (ellos llaman hanami a esta celebración). Los paisajes primaverales como el del castillo de Tsuruga, en la Prefectura de Fukusima (podría decirse que es como una provincia), solo son comparables con el impresionante Valle del Jerte en España.

Las flores de sakura en el Castillo de Tsuruga

Los paisajes primaverales que forman los cerezos en flor están muy arraigados en la cultura japonesa. Imagen: Hiroaki Kaneko

El desierto florido de Atacama

Atacama es el lugar más árido del planeta, Con este epíteto a nadie se le pasaría por la cabeza que en él hubiese algo más que rocas y arena. Pero la llegada de las lluvias en primavera (entre septiembre y diciembre, como en Namaqua) hace que la vida surja del árido suelo llenándolo de colorido; esto no ocurre todos los años, pero cuando las lluvias son las suficientes es algo digno de ver y admirar.

La pata de guanaco (Calandrinia longiscapa), añañucas (Rhodophiala sps), amancay (Balbisia peduncularis), corona de fraile (Globularia alypum) y otras muchas especies esperan durante años bajo tierra el momento oportuno de enseñar su belleza al mundo.

El desierto florido de Atacama

La primavera es una estación sorprendente que puede hacer que surja vida dónde nadie creería que se puede. Imagen: Javier Rubilar

Estas son sólo algunas de las bellezas que nos traen los paisajes primaverales, pero no las únicas del mundo. Así que si sales de viaje o te quedas en casa disfruta lo que la primavera puede ofrecerte, consejo de cangrejo 😉