Durante la época invernal, debido al descenso de las temperaturas, se producen cambios en nuestro sistema inmunitario, facilitando la invasión de virus y la aparición de enfermedades como el resfriado, la gripe, la amigdalitis, la afonía, la otitis y otras patologías que afectan al sistema respiratorio.

Plantas medicinales para los catarros invernales

Plantas medicinales para los catarros invernales

Aunque estos cuadros pueden ser graves en ciertos pacientes, en los casos de carácter leve o moderado, su sintomatología puede mejorar gracias al uso de plantas medicinales.

La Fitoterapia y las Plantas medicinales

La Fitoterapia juega un papel preventivo como paliativo frente los primeros síntomas de la enfermedad respiratoria.

Existe una amplia gama de plantas medicinales que mejoran dichos trastornos y refuerzan los mecanismos de depuración endógenos, estimulando nuestro sistema inmunitario.

Entre las más representativas encontramos:

Echinácea

Planta medicinal: Echinácea (Echinácea purpurea y Echinácea palida)

  • La Echinácea (Echinácea purpurea y Echinácea palida): es la planta preventiva más destacable. Activa las defensas de forma natural protegiendo a nuestro organismo. Inhibe la inducción de varios agentes víricos asociados con las enfermedades respiratorias superiores. Por lo que es muy útil para suavizar los síntomas, acortar la duración y evitar recaídas. Debe tomarse a los primeros síntomas y es muy efectiva en pacientes con propensión a los resfriados y en personas mayores.

Otros aliados para aumentar las nuestras defensas son:

  • El Própolis: su composición varía según el entorno vegetal de la colmena. Contiene resinas, cera, aceite esencial, polen, minerales y vitaminas (principalmente provitamina A y vitaminas del grupo B). Posee acción antimicrobiana y antifúngica (debido principalmente a los compuestos fenólicos), acción antiviral (debido a los flavonoides) y acción antiinflamatoria y antioxidante.
  • La Jalea Real: muy indicada en estados de debilidad o agotamiento físico o psíquico, debido a su composición rica en vitaminas C, E, A y del grupo B (B1, B2, B6 y ácido fólico) y minerales.
  • Geranio Africano (Pelargonium sidoides): el extracto alcohólico de la raíz es muy útil en el tratamiento de diferentes patologías respiratorias, incluyendo bronquitis aguda, resfriado común, sinusitis, faringitis y amigdalitis. Su uso terapéutico está en auge debido a su doble función, podemos administrarlo como preventivo o como paliativo. Se han realizado diferentes estudios científicos que lo avalan, basados en la evidencia científica.
Própolis

Própolis (Aliado para aumentar nuestras defensas)

Otras plantas destacables por su acción terapéutica específica:

  • Gordolobo, Malvavisco y Malva: antiinflamatorias y suavizantes de vías respiratorias.
  • Eucalipto y Tomillo: antiinfecciosas y fluidificantes de la mucosidad.
  • Anís Verde, Hinojo, Marrubio y Regaliz: fluidifican la mucosidad y son expectorantes.
  • Drosera, Erísimo, Llaten y Hiedra: calman la tos irritativa. La drosera también es fluidificante de la mucosidad y el erísimo es útil en afonías y ronqueras, juntamente con el malvavisco y el saúco.
Gordolobo

Planta medicinal: Gordolobo

Podemos administrar estas plantas de diferentes maneras:

  • Vía Oral: como son los comprimidos, cápsulas, gotas, jarabes, etc. o en Tisanas que nos ofrecen, a parte de sus acciones específicas según su composición, el aporte de hídrico que el organismo necesita.
  • Vía Tópica: Gargarismos que suavizan, protegen y desinflaman la mucosa faríngea.
  • Vía inhalatoria: vahos o inhalaciones que descongestionan rápidamente.

Aunque la fitoterapia tiene su eficacia terapéutica validada, es aconsejable que, ante cualquier trastorno que se alarga en el tiempo o cuyos síntomas se compliquen, debe acudirse al médico.

Autora:

Olga Fontvila, profesora de Fitoterapia en Vipassana

Foto de Portada:

www.canstockphoto.es

Bibliografía:

www.cofb.net

www.infito.com