Esta estación del año, es propicia para la recolección de distintas variedades de setas. Su excelente sabor, hacen de este producto un elemento imprescindible en la gastronomía otoñal.

Setas - manjares de otoño

Después de la época estival, entre los meses de septiembre, octubre y noviembre, las hojas amarillentas y ocres de los árboles,  la bajada de las temperaturas y el acortamiento de los días, incitan a cualquier amante de la naturaleza a salir al bosque en busca de un delicioso manjar con una serie de pautas para proteger el entorno; ya que también se disfruta del campo.

Antes de las heladas invernales y con un ambiente húmedo por causa de las lluvias veraniegas, pueden ser las circunstancias propicias para tener suerte y encontrar cualquier variedad de hongo

Lo primero que se debe tener en cuenta, son las variedades de setas que existen, tanto las  setas venenosas como las comestibles, que en ocasiones pueden llegarse a confundir. Una buena guía, puede ser útil para ojearla durante el trayecto. Entre las especias más distinguidas destacan los Boletus Edulis que podemos encontrar en muchas zonas por su adaptación a medios con robledales, hayedos o pinares; el Níscalo, por ejemplo es más común de zonas con pinares; la Amanita Caesarea es frecuente en lugares con castaños, robles, alcornoques o encinas.

Antes de las heladas invernales y un ambiente húmedo, propicio de las lluvias veraniegas, pueden ser las circunstancias para tener suerte y encontrar cualquier variedad de hongo. Las encinas, los hayedos y los pinares son zonas idóneas para la aparición de Amanitas Caesarea, Boletus, Setas de Cabeza de Fraile, Níscalos y Setas de Cardo, entre otras muchas especies. Las zonas donde albergan dichas variedades de árboles, es donde existe un reclamo turismo micológico que, en algunos sectores han pasado a convertirse en zonas protegidas a través de permisos y pago de cuotas para poder recolectar. Es el caso algunas partes de la provincia de Teruel.

La recolección de setas es una práctica muy desarrollada en nuestro país

Setas - manjares de otoño

El carnet para coger setas comprende una regulación de kilos por persona, y así preservar los bosques y ayudar a un desarrollo sostenible. Para dañar lo menos posible el entorno, es preciso estar seguro de la seta que se vaya a coger y dejar alterar el resto de variedades.

La recolección de setas es una práctica muy desarrollada en España, que hace que cada año se saque la cesta de mimbre, la navaja, las buenas botas de montaña y el polar para recoger el mayor número de estos pequeños manjares que la naturaleza ofrece.

Una vez que la recolecta ha terminado, toca ir a casa y consumir las setas en el menor tiempo posible y degustar enseguida de su exquisito sabor o congelarlas para una consumición posterior que nos recuerde a esta bonita época.

Foto portada: www.canstockphoto.es