Como estamos en Semana Santa y viendo la costumbre que tienen algunos humanos de ir a las procesiones, se me ha ocurrido indagar en la Biblia en busca de los animales que podrían aparecer (excluyendo el arca de Noé, evidentemente…). Así que, sin más demora, el top 7 de los animales bíblicos.

Langosta, el más repetido de los animales bíblicos

La voraz langosta es uno de los animales más nombrados en la biblia. Imagen:  Chris Illman

La voraz langosta es uno de los animales bíblicos más recurrentes.
Imagen: Chris Illman

Es uno de los animales que más aparece en la Biblia, siendo su pasaje más popular el de las plagas de Egipto. Es de suponer que siempre se referían a la Locusta migratoria o bien a la Schistocerca gregaria, porque ambas son plagas bastante comunes en África y Oriente próximo. Creo que merecen ser mencionadas ya que en la Biblia las nombran un número récord de veces, en torno a las 57.

Es normal que en siempre se refiera a ellas como un animal destructivos, ya que estas dos especies tienen explosiones demográficas ocasionales y se caracterizan por la voracidad de sus larvas que son capaces de hacer desaparecer cosechas en cuestión casi de horas (cualquiera las invita a comer).

El burro, medio de transporte a.C.

El burro es uno de los animales bíblicos por excelencia. Imagen: Luigi Strano

El burro es uno de los animales bíblicos por excelencia.
Imagen: Luigi Strano

Es otro animal bíblico por excelencia, que además está en peligro de extinción. En Semana Santa tiene además mayor relevancia ya que se supone que el Domingo de Ramos Jesús entró en Jerusalén a lomos de un borrico. El Equus africanus asinus ha sido utilizado por los humanos como animal de carga y como montura desde tiempos inmemoriales y la especie procede de África.

Nuestro querido alimoche

El alimoche o buitre egipcio es uno de los pocos animales que utiliza herramientas. Imagen:  António Guerra

El alimoche o buitre egipcio es uno de los pocos animales que utiliza herramientas.
Imagen: António Guerra

Diversas aves rapaces aparecen en los textos bíblicos, entre ellos el alimoche común (Neophron percnopterus). Estos carroñeros, que aparecen nombrados en el Antiguo Testamento en un par de ocasiones, son animales muy inteligentes. Los alimoches son conocidos por su capacidad para utilizar herramientas si lo necesitan, generalmente piedras o palos para romper la cascara de huevos y huesos.

Alas negras, palabras negras: el cuervo

Los cuervos están considerados como uno de los más inteligentes del reino animal. Imagen: simonvidar

Los cuervos están considerados como uno de los más inteligentes del reino animal.
Imagen: simonvidar

El Corvus corax aparece también en el Antiguo Testamento, se dice que es el primer animal que Noé soltó tras el Diluvio. Es realmente curioso que en el relato el cuervo nunca volviese, ya que son consideradas las aves más inteligentes, siendo capaces de resolver problemas gracias a su gran capacidad de intuición e imitación. Estas aves omnívoras son además de las más longevas; se han encontrado cuervos que han vivido hasta 40 años.

La tenaz hormiga

La hormiga aparece en múltiples ocasiones en la biblia. Imagen: Laura Barrio

Sorprendentemente la hormiga es también uno de los animales bíblicos.
Imagen: Laura Barrio

Otro animal bíblico con gran número de apariciones. Se hace referencia a ellas tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. Tanto en África como en Oriente Próximo existen múltiples especies de estos artrópodos, así que me ha sido imposible saber de cuál es el que se habla en la Biblia (mis conocimientos cangrejiles no dan para mucho más). Estos animales se caracterizan por la impresionante organización social de sus colonias. Se estima que hay en torno a unas 21000 especies de hormigas en todo el mundo.

La gran ballena también tiene hueco en la Biblia

No se que le vieron de monstruo marino al pobre calderón común. Imagen: Alexandre Roux

No se que le vieron de monstruo marino al pobre calderón común.
Imagen: Alexandre Roux

A Jonás, como al padre de Pinocho, se lo comió una ballena. En el Antiguo Testamento se las llama en ocasiones monstruos marinos (cómo os pasáis los humanos, las pobres no son tan feas). Investigando he llegado a la conclusión de que la única ballena del Mediterráneo que pudo comerse a este buen hombre era un calderón común, aunque me parece un poco pequeño para tragarse a una persona viva :S. A pesar de la fama ganada tras su aparición en la Biblia, lo cierto es que el Globicephala melas es un animal muy social que viaja en grupos de hasta 100 ejemplares organizados en torno a un líder (follow the leader, leader, follow the leader…).

El avestruz, uno de los animales bíblicos más inesperados

Aunque no lo parezca las avestruces también aparecen en la biblia. Imagen: Ángel Hernansáez

Aunque no lo parezca,el avestruz también es uno de los animales bíblicos.
Imagen: Ángel Hernansáez

Estoy convencido de que no os esperabais a esta especie en la lista; pues bien, el avestruz también es un animal bíblico y se le nombra en varias ocasiones en el Antiguo Testamento. El Struthio camelus, como muchos sabéis, es el ave más grande que existe y debido a su tamaño no puede volar (imagínatelas volando, serían como un Jumbo versión emplumada). La subespecie Struthio camelus camelus se extiende por las estepas y áreas desérticas del centro-norte del continente africano, así que lo más probable es que la Biblia hable de éstas. Como curiosidad os diré que ponen un único huevo que puede llegar a pesar 2 kg y que se incuba solito gracias al calor de la arena en la que los entierran.

Y hasta aquí el Top 7 de animales bíblicos, evidentemente faltan muchos más, pero me han parecido los más interesantes. Si no estáis de acuerdo con mi selección, os invito a que la completéis con vuestros comentarios :).