La primavera ya ha llegado (y no porque lo haya dicho El Corte Inglés) y estoy feliz porque ya queda poco para que pueda volver a salir de casa para ver de nuevo el mundo. Que aquí dentro uno puede llegar a aburrirse.

El viernes pasado, 20 de marzo, se produjo el equinoccio (la duración del día y de la noche fue la misma) dando lugar al comienzo astronómico de la primavera en nuestro hemisferio. La estación acabará con el solsticio de verano (el día más largo del año) el 21 de junio.

¿Por qué es tan importante la primavera?

Como buen cangrejo que soy he de reconocer que adoro la primavera, pero no hay que olvidar que el resto de las estaciones son también muy necesarias tanto para los ecosistemas como para los seres vivos que habitamos en ellos.

La primavera es tan importante que hasta los pintores humanos la han representado durante siglos, como hizo Botticelli.

La primavera es tan importante que hasta los pintores humanos la han representado durante siglos, como hizo Botticelli. Me encanta el arte del Hombre

¿Y qué tiene de bueno la primavera a parte de que yo saga de mi cueva? Pues bien, hay varios factores muy importantes para todos nosotros:

  • Aumento de horas de luz. Hasta llegar al solsticio de verano la duración de los días se irá alargando poco a poco, y, obviamente, la de las noches disminuirá. ¡¡Menos fiesta pero más moreno!!
  • Las temperaturas aumentan progresivamente. Bueno, tengo que añadir que esto depende del tipo de clima y de la zona en la que estemos (pero mi balneario nadie me lo quita). Y he dicho gradual. Los humanos tendéis a pensar que porque ya sea primavera va hacer ‘buen tiempo’ de golpe y porrazo.
  • Las lluvias se hacen más irregulares y menos frecuentes (aunque como andan las cosas por la Península Ibérica no sé si es posible que sean más irregulares de lo que ya son…). Pero, recuerda, en abril aguas mil.

 Todo esto hace que los ecosistemas vuelvan a la vida. No es que se quedasen muertos pero el invierno lo ralentiza todo y, en cambio, la primavera nos pone en marcha. O como decís los humanos La primavera la sangre altera.

Flores y más flores

Las plantas son capaces de interpretar los cambios que he comentado que trae la primavera, de esta manera saben cuando deben florecer, ¿a que son listas?

Los almendros son los más puntuales en cuanto a floración se trata. Imagen: Lourdes Cardenal

Los almendros son los más puntuales en cuanto a floración se trata.
Imagen: Lourdes Cardenal

Las primeras flores suelen florecer a finales de marzo como ocurre con las prímulas, el genero Iberis, Lunaria y Bellis (las margaritas de toda la vida). En el caso de los árboles los primeros siempre son los del género Prunus, entre los que encontramos los almendros, los ciruelos y los cerezos. Aunque la mayoría de los árboles frutales empiezan a florecer por estas fechas.

Están de vuelta

Las aves que invernan comienzan a volver buscando el calor y los frutos primaverales. Los alimoches son unos de los primeros en volver y, como ellos, otras rapaces como los halcones abejeros. Las pocas cigüeñas que aún emigran también empiezan a regresar a sus nidos. Otras de las primeras en volver en primavera son las oscuras golondrinas, como retrató Bécquer en una de sus rimas más famosas.

El halcón abejero es otro de los que vuelve a casa por Navi... Digo por primavera. Imagen: Andreas Trepte

El halcón abejero es otro de los que vuelve a casa por Navi… Digo por primavera.
Imagen: Andreas Trepte

Volvemos a darlo todo

Como he dicho antes hay algunos animales que estamos deseando que llegue la primavera para salir de nuestras casas. El periodo de letargo o hibernación puede llegar a resultar tedioso; no sé cuántas partidas a la brisca he echado con la familia desde que llegó el frío.

Los tejones salen de sus madrigueras poco después de que la hembra de a luz; a finales de marzo y principios de abril ya se los puede ver por los bosques. Las ardillas también son de las que con los primeros indicios de que la primavera ha llegado salen de sus casas para dar la bienvenida a la estación y tirarte cosas a la cabeza.

Esta ardilla comprueba que todo sigue cómo lo dejó en otoño. Imagen: Juan Lacruz

Esta ardilla comprueba que todo sigue como lo dejó en otoño.
Imagen: Juan Lacruz

En el caso de los cangrejos y otros animales como reptiles y anfibios nos suele costar un poco más; necesitamos que las temperaturas sean más estables y cálidas, así que esperamos a que la estación esté un poco más avanzada. Al fin y al cabo tenemos una buena excusa para vaguear.

Por regla general tanto animales como plantas intentamos trabajar en equipo. Por ejemplo, la mayoría de las plantas necesitan a los insectos para su polinización y, obviamente, los que se alimentan de estos artrópodos tendrán que regresar o terminar la hibernación cuando este proceso comience.

Pero ahora mismo esta historia del cambio climático nos está dando problemas. Algunas plantas florecen antes y las aves migrantes se están volviendo un poco locas… ¡Si es que los humanos no hacéis más que liarla!