La ola de frío polar es consecuencia del calentamiento global. Lo dijimos con anterioridad en Conciencia Eco, y ahora John Holdren asesor de Ciencia y Tecnología del presidente Obama lo confirma: «los episodios de frío extremo que están afectando a buena parte de Estados Unidos es una tendencia que se va a repetir con cada vez más frecuencia, mientras continúe el cambio climático«. Pero aunque todas las noticias y los comentarios de expertos apuntan en la misma dirección, aun siguen existiendo dudas al respecto que calan muy hondo en la sociedad, por lo que vamos a describir con más detalle qué está pasando a nivel mundial.

niagara_congelado

Cataratas del Niagara Congeladas por la Ola de Frío Polar

El ser humano tiene una percepción alterada de la realidad, pues es muy complicado ser objetivo y aun más cuando nuestra memoria a largo plazo está alterada por la subjetividad. Así, un invierno en el cual enfermamos mucho por gripes o resfriados tendremos a recordarlo como de los más fríos aunque los datos no lo apoyen. Nuestra memoria funciona mejor a corto plazo, es subjetiva y está influenciada por como experimentamos las cosas. Si unimos esto a que los registros meteorológicos de los que disponemos son de apenas unas décadas, podemos ver que no contamos con los datos suficientes y, lo más importante, no disponemos de datos totalmente fiables pues los instrumentos de medida de hace décadas no tienen la precisión de los actuales. Nos encontramos con datos fiables de, en ocasiones, solo 20 o 30 años, cuando son necesarios al menos datos de 40 años para poder realizar un estudio veráz de las variaciones térmicas de una región pues el tiempo es cíclico y son muchas las variables que lo afectan.

Según datos recogidos por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático la temperatura promedio del planeta se ha incrementado 0,75ºC en el pasado s. XX y según las estimaciones aumentará de 2 a 4ºC en el presente siglo. Puede parecer un aumento de temperaturas insignificante, pero en termino globales es el más rápido y grande de los últimos 10.000 años. El incremento de esta temperatura global causa alteraciones en los patrones del clima, una atmósfera más caliente almacena más energía y una atmósfera energizada genera eventos más extremos, generándose estos con más fuerza y mayor frecuencia, como ha ocurrido con la ola de frío de EEUU. El cambio climático no solo conlleva un aumento de las temperaturas promedio a nivel mundial, implica también un aumento en la variabilidad climática.

climate-change

Es preciso recordar que este aumento de temperatura no solo se da en la temperatura atmosférica. Los océanos terrestres, grandes reguladores del clima mundial, también están sufriendo un aumento de temperatura. La tierra funciona como un enorme ser vivo, y una alteración pequeña en una parte de la misma puede producir fuertes cambios globales. Un ejemplo de esto es la conocida Pequeña Edad de Hielo, producida por las erupciones volcánicas en el Trópico que generaron que media Europa se helara durante medio siglo, llegando incluso a congelar el Támesis.

Es cierto que existen ciclos naturales de calentamiento y enfriamiento terrestre, contamos con datos geológicos de los mismos que nos dan una idea de la dinámica climática que ha seguido la tierra a lo largo de los siglos. Pero no se puede negar la evidencia científica de este calentamiento global mucho más rápido que los anteriores, acelerado por la acción humana. Y en esto están de acuerdo el 98% de los científicos de los EEUU.