Presentación Campaña Collejeros EcovidrioEcovidrio, asociación sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio depositados en los contenedores de toda España, ha presentado esta mañana su nueva campaña Collejeros, en la que cuenta con la colaboración del actor Antonio Resines, y que está dirigida especialmente a los establecimientos de hostelería.

Según los promotores de la iniciativa, la elección de los hosteleros como destinatarios atiende a una doble motivación: allí se consumen casi la mitad de los envases de vidrio, en torno a un 48% del total nacional y, además, los ciudadanos españoles siempre nos hemos sentido muy cercanos a los establecimientos de hostelería, por lo que pueden servir de ejemplo para todos.

Sobre ello bromeaba Antonio Resines durante la presentación de la campaña, celebrada en Madrid. “Me han elegido por mi afición a los bares”, comentaba el actor español que, ya más serio, afirma sentirse “identificado en cierta medida” con los hosteleros y está feliz por participar en una iniciativa “tan divertida y original.

La campaña, que se emitirá durante los meses de noviembre y diciembre en Telecinco, Divinity, Energy y FDF, así como en distintas páginas web de Publiespaña, consiste en cinco episodios de unos dos minutos de duración cada uno en los que Antonio Resines recorre distintos establecimientos a los que insta a reciclar vidrio.

Presentación Campaña Collejeros Ecovidrio.JPG 2

En una de estas historias, el actor apuesta con un camarero a que el contenedor del vidrio está a menos de 150 metros de su local, lo que elimina la excusa de tener que ir lejos para depositar el vidrio. No obstante, Ecovidrio ya dispone de 180.000 iglús en España, uno por cada 259 habitantes, lo que facilita que más de la mitad de la población sepa que tiene uno a menos de 50 metros.

Ecovidrio no se plantea objetivos concretos con esta campaña, que se enmarca dentro de un fin más general, como es el de cambiar los hábitos de los españoles. Así, la asociación pretende seguir acercándose a los principales países europeos en materia de reciclado, algo que ya se consiguió en 2012 cuando, a pesar del descenso del consumo, se reciclaron 4.500 toneladas más que el año anterior.

Cabe recordar que en los contenedores verdes solo se deben depositar botellas, tarros y frascos de vidrio, material que puede reciclarse una y otra vez sin perder sus propiedades; por su parte, otros residuos similares como platos, vasos o cristales de ventana deben ser llevados a los puntos limpios municipales, ya que no tienen la misma composición.

El vidrio es un material muy agradecido con el reciclaje: de una botella reciclada se puede obtener otra exactamente igual, ya que no pierde sus propiedades durante el proceso. El acto de llevar 3 botellas al contenedor verde reduce el consumo de materias primas en 1 kilogramo. Con 8 botellas recicladas, se puede evitar la emisión de 1 kilogramo de dióxido de carbono a la atmósfera.