Los alimentos probióticos son aquellos que albergan cultivos vivos de bacterias que resultan beneficiosos para el organismo, como resultado de la fermentación que producen en el intestino o de su contribución al mantenimiento del equilibrio microbiano intestinal.

Contienen esta clase de microorganismos y, por tanto, son alimentos probióticos los yogures frescos, otras leches fermentadas, el kéfir, el jocoque y otros.

El problema es que muchas veces no sabemos cuál es la cantidad necesaria para que estos pequeños microbios nos beneficien de verdad. ArkoProbiotics defensas adultos de los Laboratorios Arkopharma, ofrecen una estudiada selección de probióticos (fermentos lácticos liofilizados) procedentes de diversas cepas, en cada dosis presentada para cada día, sabemos que estamos ingiriendo los microorganismos suficientes o necesarios, para poder protegernos frente a agentes patógenos exteriores. En su composición podemos encontrar los más importantes y recomendados por los profesionales de la salud: Bifidobacterium lactis, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus plantarum y Lactobacillus paracasei; además de extracto de Alerce (Larix Occidentalis), una conífera originaria de Europa Central, Zinc y Selenio que contribuyen al correcto funcionamiento del sistema inmunitario.
El procedimiento de liofilización garantiza la toma mínima de 10.000 millones de fermentos lácticos vivos, ayudando con ello a reforzar las defensas del organismo.

Las funciones de los probióticos para tu salud

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) “Los probióticos son microorganismos vivos que cuando son suministrados en cantidades adecuadas promueven beneficios en la salud del organismo huésped».

En nuestro aparato digestivo habitan unas 400 especies de bacterias, muchas de ellas beneficiosas para el organismo. Son útiles para nuestro cuerpo porque:
1.- Aumentan las defensas: Protegiéndonos frente a las infecciones.
2.- Equilibran nuestra flora intestinal: Evitando diarreas.

Los probióticos nos ayudan especialmente durante el invierno o los cambios de estación, cuando necesitamos una ayuda extra frente a las variaciones climáticas. Nuestro cuerpo queda fortalecido y preparado para responder al ataque de cualquier contagio.

Enfermedades o infecciones como la Salmonella, el Clostridium difficile, la Helicobacter pylori, la “pouchitis” , la enfermedad de Crohn o trastornos del aparato urogenital, son los que según los estudios más recientes y las advertencias de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), resultan más beneficiados por el consumo de probióticos. Así mismo, según la FAO “se evidencia las posibilidades de los microorganismos probióticos para modular la respuesta inmunitaria y prevenir la aparición de enfermedades alérgicas”. Y también se recalca que “la administración de lactobacilos y bífidobacterias podría teóricamente modificar la flora, dando lugar a una reducción de los niveles de B-glucuronidasa y sustancias carcinógenas en personas que han desarrollado cáncer”.

ArkoProbiotics de los Laboratorios Arkopharma, existe en dos presentaciones: para adultos con 10.000 millones de fermentos lácticos vivos, y para niños, con 5.000 millones de fermentos lácticos vivos. Y lo más importante para los críos pequeños, se puede tomar a partir de los 12 meses. Algo fundamental, sabiendo que en esta época están adquiriendo sus defensas, y que las guarderías o los colegios son focos de infección permanentes. De cualquier forma, se recomienda su consumo durante una vez al mes, para que sus efectos perduren a lo largo del tiempo y el organismo se restablezca.

Los podrás encontrar en farmacias con un precio estupendo, alrededor de 10,90 €.