Comprar una crema para el rostro no es una tarea fácil, sobre todo teniendo en cuenta que cada mujer u hombre tenemos pieles muy diferentes, y lo que yo utilizo puede ser que a otra persona no le de los mismos resultados. Y si a esto le sumamos, que sea anti-edad, ya tenemos la consabida tortura para nuestro cerebro. ¿Me irá bien?, ¿No me dará grasa?, ¿Funcionará?,… estas cuestiones y muchas más nos preguntamos siempre que buscamos un producto cosmético para la cara.

 

Lo primero que os aconsejo es que sea bio o eco, ya que os quitáis de un plumazo multitud de agentes químicos que no suelen beneficiar para nada a nuestra querida piel. Segundo, en la actualidad hay multitud de líneas certificadas ecológicas, pero el quid de la cuestión es saber descartar unas de otras, sobre todo leyendo una a una la formulación INCI que llevan, ahí descubrirás todo un mundo de engaños que te dejarán de piedra. ¿Por qué?, porque muchas veces se incluyen determinados ingredientes que no son muy aconsejables aplicarse y que pueden estar permitidos por los órganos reguladores de los certificados ecológicos. Otra tema es la cantidad de producto orgánico que lleva. En esto también suele haber mucha variación. Y por último, y no menos importante, si está probada su eficiencia. Vamos que te harás una experta química en cuanto hayas leído unos cuantos, y te informes de todo lo que pueden llevar y lo que no.

 

Últimamente, en mi neceser habitan dos cosméticos, que para mi se han convertido en imprescindibles. Uno es, Crème de Jour de la marca  francesa Eric Favre, y otro, Contour des Youx, también de Eric Favre. Los dos son productos anti-edad con un activo 100% bio patentado y con eficacia probada, llamado Oaskin, que regenera, reafirma, protege, repara, es anti-edad y antioxidante. Certificados por Ecocert.

Crème de Jour  lleva entre sus ingredientes jengibre y aceite de argán, lo que refuerza la acción tonificante y antioxidante. Contour des Youx incluye la asociación de Argireline con el aceite de argán, para hacer un “efecto botox like”. Los dos me están funcionando estupendamente. Noto la piel más tonificada y protegida, sin nada de grasa, siento que se va reparando a medida que pasan los días con las sucesivas aplicaciones. ¡Ah, se me olvidaba, huele muy bien, sin perfumes sintéticos!. Y lo mejor es el contorno de ojos. ¡No me ha dado alergia!, y eso para mi es un triunfo, teniendo los ojos tan sensibles como los tengo. Por lo demás, sólo tengo palabras de deleite. Es fácil de aplicar, penetra muy bien y cumple lo que promete. ¡Una gran satisfacción!. Os lo recomendaría, pero como os he explicado lo mejor es probar, probar y…probar, otra vez.