BanderaUE fairtrade_2

Ayer el Parlamento Europeo firmó una nueva resolución en favor del Comercio Justo, instando a la Comisión Europea a garantizar su fomento en la próxima agenda de la Unión.

De esta forma, el Parlamento Europeo se hace eco del apoyo claro que los ciudadanos europeos brindan a la consideración de criterios éticos en el comercio. Durante la consultación pública de la Comisión Europea sobre la nueva agenda de comercio, ha habido una demanda amplia a favor de reconocer y apoyar al Comercio Justo, que es una iniciativa liderada por la sociedad civil, como herramienta y como buena práctica en la construcción de maneras más justas de producir y de comerciar. El resumen de la consulta incluye muchas referencias al Comercio Justo, incluyendo el que “El Comercio Justo es una manera diferente comerciar, no es ayuda, ni tampoco apunta en primer lugar a las garantías para consumidores.”.

Un estudio reciente de Euobarometer demuestra que “Casi el 40% estarían dispuestos a pagar más por los productos si fueran producidos con unas garantías sociales y medioambientales o apoyaran a países en vías de desarrollo”. Concluye que en la actualidad “hay mucha conciencia social entre los consumidores de la UE. Muchos de ellos, compran productos producidos fuera de la UE aunque al mismo tiempo son conscientes de las injusticias del comercio internacional y no están dispuestos a comprar un producto sólo por su precio barato. […] Los europeos no pueden ser considerados como “consumidores pasivos”: Preocupaciones sociales y éticas están entre sus criterios a la hora de comprar productos o servicios. Hay que tener eso en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre futuras prioridades en la política de comercio.”

El movimiento de Comercio Justo pide a la Comisión Europea que tenga en cuenta las demandas repetidas de los representantes electos de los ciudadanos europeos, del Parlamento Europeo, para garantizar políticas de Comercio Justo coordinadas. “Pedimos a la Comisión Europea que traduzca el apoyo de los ciudadanos de la UE a favor de consideraciones éticas en el comercio en medidas de seguimiento específicas para introducir mayor igualdad en el comercio internacional”, comenta Sergi Corbalán, de la FTAO.

Concretamente en España, ha experimentado un crecimiento del 82,5 por ciento en comparación con el año anterior de productos de Comercio Justo.

Desde finales de los años 80 las empresas comerciales tradicionales (supermercados, etc.) se interesan cada vez más por las iniciativas del comercio justo y los productos se comercializan según las normas tradicionales.

Con esta perspectiva, se han introducido sistemas de etiquetado de los productos con el fin de garantizar su autenticidad. Existen varias etiquetas de comercio justo como Fairtrade donde se definen y homologan las condiciones que debe reunir un producto para poder ostentar la etiqueta de Comercio Justo.

Fuente: www.sellocomerciojusto.org