Los beneficios de la alimentación ecológica es cada vez una alternativa más fuerte a la comida tradicional, a veces no tan saludable como quisiéramos, sobre todo cuando hablamos de los pequeños de la casa.

Por ello hay que tener este tipo de alimentación muy en cuenta, ya que sus beneficios son múltiples.

Están libres de antibióticos y hormonas, ya que los animales de los que proceden dichos alimentos han sido criados y alimentados de forma totalmente natural. Esto es muy importante, sobre todo si tenemos en cuenta la repercusión e importancia que tuvo el mal de las vacas locas, originado por estar alimentadas con carne de otras vacas, lo que podía producir encefalopatía espongiforme bovina, una enfermedad que afectaba también a los humanos.

También hay que tener en cuenta que estos animales, los criados de forma más natural, viven mejor que los de las granjas industriales, en los que los hacinan en corrales. Los criados de forma natural pueden campar a sus anchas, con lo que se estresan menos. Además, las granjas industriales consumen muchísimos más recursos y contaminan más que las granjas ecológicas, que aprovechan mucho mejor los recursos, llegando a consumir un 70% menos de energía que las industriales.

Por todo esto, consumir los productos ecológicos trae más beneficios de los que pensamos, tanto directos como indirectos.

Fuente: Blog de Alimentación Sana y Ecológica