dia del manglar

Con el lema «Manglar: nuestro alimento nuestra vida» se celebra hoy 26 de julio, el Día para la defensa y protección del Manglar, con el objetivo de proteger este ecosistema único, frágil, fuente de vida, de protección y de sustento para los pueblos y comunidades costeras.

¿QUÉ ES UN MANGLAR?

Los manglares son unos ecosistemas marino-costeros muy complejos, formado por bosques de plantas leñosas que se desarrollan en lagunas, riberas y en costas tropicales protegidas del oleaje. Debido a su ubicación costera siempre están en contacto con cuerpos de agua de origen marino, o en combinación con el agua que llega a través de escorrentías o por la desembocadura de los ríos.

Esta agrupación de árboles posee adaptaciones que les permite sobrevivir en terrenos anegados con intrusiones de agua salobre o salada. Entre las adaptaciones se encuentran, la tolerancia a altos niveles de salinidad, raíces aéreas en forma de zancos, que les permite anclarse en suelos inestables, semillas flotantes para mayor dispersión y estructuras especializadas que propician el intercambio de gases en el suelo anaeróbico del manglar

En algunas regiones del continente americano, a los manglares se los denomina “bosques salados”. Esto se debe a que el ecosistema está compuesto principalmente por especies halófitas, es decir, especies vegetales que son tolerantes a la sal, además de estar adaptadas a las inundaciones, por lo cual también se les llaman “bosques anfibios”.

Manglar: nuestro alimento, nuestra vida

Los mangles, especie fundamental del ecosistema, son especies leñosas de gran productividad, que crecen y se desarrollan en las zonas intermareales (la banda costera que pasa del medio acuático al aéreo durante las mareas vivas es la Zona Intermareal) y terrenos anegados de los deltas y estuarios litorales, y se localizan sobre suelos salinos, arenosos, fangosos, arcillosos, con poco oxígeno y a veces ácidos.

Con la destrucción del manglar, se destruye la biodiversidad, la cobertura natural que amortigua el impacto de las tormentas y las inundaciones, la riqueza de las especies que lo habitan, pero también representa la destrucción de los medios de vida, el sustento, el alimento y la vida de los pueblos costeros.

Por eso debemos reivindicar el carácter público del territorio marino-costero y los derechos colectivos de las comunidades y los pueblos ancestrales a decidir cómo se utilizan los recursos en el territorio para su alimentación.

La privatización y el acaparamiento del territorio, la extracción de recursos y sobreexplotación para los intereses empresariales y privados presentan una amenaza a la soberanía alimentaria.

En este día Redmanglar Internacional rinde un homenaje a todas aquellas personas que viven de este importante ecosistema y que lo defienden constantemente de los peligros y amenazas que lo acechan, entregando por esta causa su propia vida.