El próximo 14 de febrero, además de festejarse San Valentín o Día de los Enamorados, también se celebra el Día Mundial de la Energía. Una fecha muy significativa en nuestro calendario medioambiental, porque debemos apoyar esas fuentes alternativas de energía denominadas energías verdes. Esas que suponen nuestro futuro y una alternativa al presente. La combinación de ahorro energético y energía limpia es la combinación ganadora.

Green bulb

Otra propuesta con multitud de apuestas triunfadoras es el autoconsumo. Una cultura energética que a diferencia de nuestros vecinos europeos, en España va a la velocidad del caracol, por no decir que marcha atrás. El apoyo por parte del Estado a este tipo de consumo deja mucho que desear, y es que el cambio de modelo energético nos está costando mucho a los españoles. El famoso “peaje de respaldo” no tiene ni pies ni cabeza, si queremos avanzar hacia un mundo más sostenible.

El problema quizás reside en ese imponente peso de las grandes empresas energéticas en España, que ven como su “chiringuito” puede verse desmantelado o reducidas sus significativas ganancias. Ese respaldo del gobierno nos puede llevar a la quiebra, de hecho a muchas familias que apostaron por esas energías alternativas les supuso la ruina. Se puede comprobar en el vídeo que ya publicamos anteriormente.

 

14 de febrero, Día Mundial de la Energía: el desarrollo de las energías renovables en el mundo

La Unión Europea ha marcado como objetivo que en el año 2020, un 20% de la energía usada sea renovable. Nuestra matriz energética en el año 2012 según la Asociación de Empresas de Energías Renovables es “hiperdependiente” del petróleo.  En muchos países europeos como Dinamarca o Suecia por mencionar algunos, se lo han tomado muy en serio y prefieren no depender de las fluctuaciones de los combustibles fósiles para su abastecimiento energético. La energía eólica o la biomasa son su pareja de ases ganadora. Esa independencia que siempre han tenido como bandera la han aplicado precisamente a quedarse al margen de esas oscilaciones de precios. Tienen otra senda para recorrer.

No sé si la cuestión es además de planificación, aquí en España nada se planifica a la larga con resultados a 20 o 30 años vista, aspecto que en otros países de nuestro alrededor sí se realiza. No se ha hecho con la Educación, y ya notamos sus efectos, con que la hoja de ruta del Plan Energético corre la misma suerte, y ya no es cuestión del cambio de partidos políticos, es un asunto que compromete varias generaciones de españoles, a la sociedad entera y a su futuro.

En América Latina nos encontramos con un cambio brutal de perspectiva, de la energía que se produce, casi un 65% proviene de energías renovables, según informa WWF; además se añade, que creció un 270%. El país que lidera esa producción de energía verde es Costa Rica.

En la otra parte del mundo tenemos otros ejemplos señalados, como ocurre en Oriente Medio, en donde su potencial geográfico hace que la energía solar fotovoltaica y eólica hayan tenido un gran impulso, sobre todo en Arabia Saudí, Jordania o Egipto. Además, en su territorio estará ubicada la sede de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) en Abu Dabi.

En Asia, en especial en China e India, se fomenta con insistencia el uso de energías limpias. En la primera para no tener que depender del carbón, y en la segunda, con su gran crecimiento, se quiere fomentar sus recursos naturales, en concreto el sol con la energía solar.