Dinamarca está situada en la latitud norte, un área en la que los inviernos son largos y oscuros. No es un lugar que se asocie inmediatamente con la energía solar. No obstante, Dinamarca es un líder mundial en el sector de las centrales térmicas solares a gran escala que garantizan una explotación eficiente del mayor recurso energético del mundo: el sol.

Las dos centrales de energía térmica solar del mundo, con un área de 18.300 y 15.000 metros cuadrados respectivamente, se encuentran en Dinamarca, donde se están construyendo otras centrales de gran tamaño. En el sur de Jutlandia, se han empezado a poner los cimientos para una central de 17.000 metros cuadrados, mientras que en el norte de Jutlandia se ha llegado a un acuerdo para construir una central de 35.000 metros cuadrados.

Uno de los motivos por los que Dinamarca destaca en la calefacción solar es la forma en la que se estructura el suministro de calor en el país. Más del 60 por ciento de las viviendas danesas reciben calefacción urbana, una situación insólita en los países occidentales europeos. La calefacción urbana se suministra mediante más de 400 centrales que producen calor de varias formas: con carbón, residuos, virutas de madera y paja. El 40 por ciento de la calefacción urbana de Dinamarca se basa en energías renovables.

Fotografía: Nicolai Perjesi

Para las centrales de calefacción urbana, cada vez será más rentable invertir en centrales de calefacción solar a gran escala. Las tarifas y los impuestos de los combustibles fósiles se han incrementado considerablemente en los últimos años, mientras que las tecnologías térmicas solares son cada vez más económicas y eficientes. En consecuencia, el número de centrales térmicas solares del sector de la calefacción urbana en Dinamarca está creciendo rápidamente.

Más información en http://denmark.dk/es/